sábado, 29 de diciembre de 2007

Yo, Mime, conmigo

Después del concierto de esta noche en San Javier, el último de la temporada hasta más ver y menos oír, nos hemos ido a cenar a un exquisito tugurio donde se servía solomillo de ternera relleno de foie cubierto de vegetales de diferentes masas mínimas autorizadas.

La cuestión es que, como pasa últimamente desde hace unos quince años, en un momento dado ha surgido el tema de conversación que todos estábamos esperando: las series de dibujos animados de nuestras infancias.

No sé si os pasa a vosotros o soy yo sólo que sufro ataques repentinos de nostalgia efervescente, pero cualquier reunión que mantenga con mis amigos generacionales, por diverso que sea su fin último, acaba con todos tralareando las sintonías de nuestras series, desde Comando G hacia adelante. Los más viejos del lugar incluso nos atrevemos con Candy Candy, pero un poco sólo.

El caso es que hoy hemos sido monotemáticos. Media hora dedicada sola y exclusivamente a los Caballeros del Zodíaco. Entre otras cosas, creo que ha podido influir el hecho de que fueran los únicos dibujos animados con doscientas ocho melodías diferentes, según el estado anímico de Seiya y sus amigos o las coyunturas belicosas en que se vieran envueltos.

Y de repente, cuando menos nos lo esperábamos, cuando ya casi no quedaban tonadillas zodiacales, nos hemos quedado atascados con el Requiem de Mime. Era Mime un Caballero del Reino de Asgard que, pese a no albergar maldad, repartía canela fina al bueno de Andrómedez, por mucho que éste tirase de la cadena. Ni siquiera mi gran amigo Andrés, capaz de emular cualquier sonido por extraño que parezca, recordaba del famoso Requiem.

Al llegar a casa, haciendo un poco de tiempo para que la ingente ingesta bajara del cardias, he encontrado en YouTube el famoso Requiem interpretado por guitarristas en número indefinido, la mayoría de ellos tan diestros con la webcam como siniestros con la guitarra.

Esta entrada carece por completo de interés, pero al menos ahora, como antes, puedo dormir tranquilo.

martes, 25 de diciembre de 2007

Robo a mano armada

A una mano armada le han robado en el día de ayer, si no pasa nada, una cartera, dos anillos, un reloj y otro anillo, valorado todo ello en, aproximadamente, doscientos treinta y cuatro euros con ochenta y siete céntimos o centavos de final.

Se trata, no obstante, de una mujer remozada que atiende al nombre de don Eusebio, soltera y sin compromiso, madre de tres espeleólogos que visten camisa de tonalidades negras o corcheas, acuden sin cita previa y se atienen a las consecuencias.

Asimismo, un grupúsculo de prestigiosos científicos no han demostrado nada en absoluto, para asombro de la comunidad económica europea y de setecientos millones de personas más que prefieren ver los toros desde la barrera o barrese.

Última hora: las 13:51h.

En cambio, no se admiten devoluciones en Francia, salvo la devolución francesa.

A todos los que vieren y entendieren, aunque no lo hagan, presten su declaración de amor dentro del plazo reglamentario.

Esto sólamente tendrá validez a partir del 15 de mayo de 1748 del presente año.

Hasta mañana.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Causas navideñas


- Porque esta noche es Nochebuena y mañana Navidad...
- Porque a mí me gusta...
- Porque en la ola de consumismo también se hace pie...
- Porque he encontrado esa foto del verdadero Nacimiento de Salzillo...
- Porque mi ciclotimia no conoce de tiempos litúrgicos y la melancolía no sólo es ni tiene por qué ser navideña...
- Porque nace el Niño Jesús y vienen los Reyes Magos...

... Os deseo, de corazón, una feliz Navidad.

El próspero año nuevo lo dejamos, si os parece, para el día 31, que no es cosa de adelantar acontecimientos.

sábado, 22 de diciembre de 2007

Dos al negro, rien ne va plus

----------

¿Recordáis el post del año pasado sobre el torneo navideño de esgrima? Supongo que sí. Fue el que más fama trajo y sigue trayendo a mi blog. Aún hoy la gente se topa conmigo escribiendo en google "dolor de ingle". Es probable incluso que alguno de vosotros me haya cogido cariño gracias a una ingle maltrecha.

Pues este año se ha repetido y comparto con vosotros que estoy más satifecho y menos dolorido que el año pasado. Mis fibras, incluidas las sensibles, están casi intactas, y además he pasado a cuartos de final. Chema, mi primer maestro, buen amigo y mejor hideputa, me ha dejado en paños menores. Si le hubiera ganado, ahora mismo estaría creando el dominio porfinunamedalla punto com.

La final se ha disputado entre mis dos maestros, Chema y Pedro, también llamado Merencio porque es su primer apellido. Es más cubano que las amapolas y fue segundo del mundo en los ochenta, mientras yo triunfaba a las canicas en el patio de mi colegio. Dicho sea de paso, le he metido dos tocados estupendos en un asalto que nadie ha grabado (ver ingeniosísimo título del post).

Al principio del vídeo de la final se pueden apreciar nítidamente las nalgas de Ismael, casi más que cualquier otra cosa. A partir del minuto tres y pico se soluciona el problema, si es que los glúteos del Presidente de la Federación Murciana de Esgrima se consideran como tal.



Os prometo que no habrá más entradas sobre esgrima hasta, por lo menos, dos horas.

----------

jueves, 20 de diciembre de 2007

Futuro imperfecto

----------

- Mañana a las 20.30h, concierto en el Archivo Regional. Que venga quien quiera, no creo que falten notas.

- Sábado a las 8.30h, torneo navideño de esgrima. Sí, 8.30 am. Antes del meridiano (a.k.a. antes de morir).

- Sábado por la tarde, tumbarme en el sofá hasta que mis células se hibriden con las suyas.

- Domingo a las 12:30h, concierto en Ulea, provincia de Murcia.

- Domingo a las 18h, concierto en Fortuna, otra provincia de Murcia, distante y distinta.

- Lunes, viaje de ida y vuelta a Almería.

- Lunes por la noche, Nochebuena y muerte por agotamiento e hidrocución, sobre todo.

Se admiten comentarios compasivos, asertivos, interrogativos, admirativos y de libre configuración. Permitir más sería abusar.

El que abusa no es traidor.

----------

martes, 18 de diciembre de 2007

Post gastronómico

Ya sé que intuís que ocurrió algo inesperado hace unas semanas y que ocultáis vuestra indignación porque no os lo haya contado aún. Disculpas postergadas. No retrasemos más lo inevitable.

Imaginad la siguiente situación: son las tres menos cuarto de la tarde, os estáis comiendo un entrecot que habéis elaborado con vuestros propios fogones y cuyo tamaño y grosor bastaría para rellenar tres de los cuatro estómagos de cualquier vaca adulta y carnívora. Para evitar la soledad del entrecot, le habéis añadido una guarnición abundante de patatas a lo pobre de fabricación casera. Y lo estáis engullendo de la única forma en que se puede engullir semejante manjar, esto es, con una fruición que incluso impide que el bolo alimenticio llegue a ultimarse.

Imaginad ahora que, a medio comer, os dicen que ha quedado un hueco libre en el curso de cocina japonesa que tendrá lugar en el Centro de Cualificación Turística una hora y media más tarde, y que si os apetece ir. Imaginad que, quizá llevados por vuestro amor a lo desconocido, quizá por vuestra incapacidad para decir que no a casi nada, aceptáis.

Ahora intentad vislumbraros, a las cuatro y media de la tarde, con el tercer bocado del entrecot a la altura del esófago medio, ante un señor que prepara dashi, una sopa cuyo fundamento es el katsuobushi, que viene a ser bonito desecado, laminado, desmenuzado y avieso. Utilizad vuestra imaginación y contemplaros delante de ese señor, sin escatimar, os lo ruego, en sensaciones olfativas.

Al dashi siguió el sukiyaki, al sukiyaki la tempura (minutos occidentales de cierto alivio), a la tempura el okonomiyaki (llamada también la pizza japonesa, cubierta de abundante ketchup y mayonesa). Os recuerdo un par de cosas por si acaso: las sensaciones olfativas (todo a vuestro alrededor hierve y burbujea) y el entrecot, que a estas alturas atraviesa el cardias no sin ímprobo esfuerzo.

Finalmente, muy al final, llegaron el sashimi y el sushi en sus diversas modalidades, que es lo que más me hubiera gustado ver. Fue una pena no poder disfrutarlo bien, porque cada cuatro o cinco minutos mi aparato digestivo me mandaba mensajes de texto al bulbo raquídeo para que saliera unos minutos de la sala a respirar oxígeno desprovisto de partículas tan orientales como nocivas.

Recuerdo que en un momento dado pregunté si iba a cocinar algún tipo de postre dulce y desintoxicante, pero el chef respondió que no, porque en japón los hombres no toman postre. Ardid fallido.

Lo más gracioso de todo es que a mi alrededor, a la misma hora que yo, los demás asistentes del curso se abalanzaban sobre los platos japoneses como si no hubieran visto un entrecot con patatas en sus vidas.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Todo lo que usted nunca quiso saber sobre la esgrima*


*pero no dudaba en preguntar constantemente.

----------

A continuación, destruiré varios de los mitos y leyendas negras del único deporte que he practicado, practico y practicaré. Para tal labor, he tomado como muestras las preguntas y comentarios más frecuentes que me hacen los siervos de la gleba cuando descubren mi afición:

1. Vosotros a la espada la llamáis florete, ¿no?

No señorita. En esgrima hay tres categorías: espada, florete y sable, cada cual con sus diferencias. Yo practico espada, que es la más chula de todas por muchas razones que no os interesan aunque podáis pensar lo contrario.

2. ¿Cómo es que llevas tantos cardenales si os ponéis por encima la protección?

Mi jersey gris Adolfo Domínguez me protege más de los golpes que la chaquetilla de esgrima. La chaquetilla amortigua el golpe, pero no es una coraza de acero con +10 a la magia como todos hemos pensado alguna vez. Normalmente son 800 newtons de fuerza, una especie de tela de araña. Venden también unas coracillas interiores, pero tienen la pega de que ésas sí que suponen un -5 a la agilidad. El resultado de un asalto es siempre el mismo: acabas con estética guepardo, lleno de manchas que empiezan siendo rojas, después pasan a moradas y acaban en amarillas.

Como curiosidad, las chicas sí que llevan dos cazoletas, una sobre cada mamella.

3. Si vais enchufados a la corriente... ¿eso significa que os da la electricidad cuando os tocáis?

No, aunque molaría muchísimo disponer de dos rayos reglamentarios por asalto para situaciones desesperadas. El cable (llamado pasante) sólo sirve para que el marcador se encienda cuando la punta de la espada toque al oponente. No quitan movilidad ni te tiran para atrás cuando saltas, con efecto Matrix.

4. ¿Es un deporte muy caro?

Depende. Para empezar, suele estar subvencionado, y eso lo abarata bastante. Además, la mayoría de salas de armas prestan el equipamiento casi completo. Eso sí, si le coges el gustico y te empiezas a comprar tus propios ropajes para atrezarlos y ponerles calaveras y banderas de España te puedes dejar un pastón.

Otra curiosidad: existen dos tipos de Adidas para la esgrima, con nombres tan significativos como "En garde" (las más baratas) y "D'Artagnan" (las otras).

5. ¿Valen zurdos?

Por desgracia para los diestros, sí. Los zurdos deberían de estar prohibidos por ley. Tendrían que trabajar para los diestros.

6. Eso es un deporte para caballeros, para gente educadísima de modales rayanos en el amaneramiento, ¿verdad que sí?

No. Es un deporte de mangurrianes, garrapanes y demás canallería. Los soldados que sirvieron en los Tercios de Flandes eran un grupo de bordadoras y modistillas comparados con la mayoría de mis compañeros de sala de armas.

7. ¿La esgrima es "lo de los caballos"?

No, eso es la crin.

----------

Y hasta aquí las que se me ocurren. Para más información, diríjanse a la sección comentarios.

Gracias.

----------

sábado, 15 de diciembre de 2007

Mis buenas acciones conscientes del día

----------

- Ultimar detalles de mi agonizante tesis doctoral.

- Ver "Mi tío".

- Tomar un aperitivo rico en mayonesa con el Regente de Ficciones.

- Comer en casa de mi novia y agasajarla con piropos y requiebros.

- Esgrimir una espada como único argumento durante dos horas y sobrevivir para contarlo, con cierto resquemor inguinal.

- Ensayar durante otras dos horas y sobrevivir para contarlo, con cierto resquemor otorrinolaríngeo.

- Cenar con un grupo de amigos en un chino, con cierto resquemor estomacal.

- Hacerme un twitter, para no tener que repetir entradas como ésta.

Eso ha sido mi hoy, verbo arriba, verbo abajo. Cada una de esas actividades verídicas y accesibles con la sola luz de la razón daría para una entrada, pero me siento envaguecer.

En compensación, os dejo un trocito del ensayo de hoy, un villancico anónimo del siglo XVI para voces graves (gravísimas) denominado "Pues a Dios humano vemos". Una obrita dulce y melodiosa, pese a nuestra interpretación de estibadores finlandeses:

jueves, 13 de diciembre de 2007

Con todos ustedes...

----------

En principio sólo me habían hablado de coordinar una muestra de villancicos infantiles. Me lo pidió un buen amigo, se me antojó una buena acción y además me pagaban una buena cantidad de euros suficiente para satisfacer mi ánimo de lucro. Accedí sin contemplaciones, dispuesto a coordinar a quien se me pusiera por delante.

Ayer todo fue bien. Hubo algún problemilla de sonido, pero nada que no fuera subsanable con el buen hacer y el gracejo de Bea, la presentadora del certamen y anfitriona de un programa de la SER local, que hilaba unos coros con otros con una lozanía y una frescura estupendas.

Hoy, sede temporal de la segunda y última jornada, he recibido un mensaje a media hora del comienzo. Que Bea está mala. A las cuatro y media, después de una siesta tan abisal como necesaria y con una consecuente empanada gallega mental en suplencia de mi masa encefálica, me han pedido que presente el certamen.

En vez de hilar, he desbrozado de un plumazo la trama que se fue forjando ayer. Cuando subía al púlpito, trémulo y lipotímico, me sentía acosado por hordas de papás y mamás con cámaras digitales apuntándome inmisericordes. No soy del todo consciente de lo que he balbucido. E incluso, gracias a Dios, casi he olvidado mi discursito tras la intervención de un colegio de integración para niños sordos.

Recuerdo, no obstante, las facciones de algunos padres que me oían con desasosiego. Sobre todo cuando, casi al final del evento, ante la mirada inocente y cándida de tiernos infantes de níveos oídos, he deyectado:

- ¡Jodd... lín?, qué bien que cantan todos estos niños. Je, je, je, argh.

----------

lunes, 10 de diciembre de 2007

Adultos con reservas

----------

Andaba yo el otro día merodeando por los puestecillos de la feria del libro, entre reediciones, vinilos y facsímiles, cuando di con el siguiente ejemplar de publicación bizarra, que fotografié al instante:


Esos peinados, esas caras, esos ropajes, ese fondo marronáceo, ese tipo de letra...

Si no fuera porque en amarillo se puede leer "¡sea usted el alma de la reunión!" y los testigos de Jehová niegan la existencia del alma, pensaría que a Despertar y Atalaya se le ha sumado una tercera publicación mensual sintomática de una posible tendencia aperturista en el núcleo duro de la confesión.

Cosas veredes.

----------

viernes, 7 de diciembre de 2007

Entre comillas

----------

Me mosquea el uso que muchos establecimientos abiertos al público hacen de las comillas. El otro día, sin ir más lejos, esto:


¿Qué clase de diabólico sucedáneo de la uva, higo o boniato usarán para la confección del dulce néctar?

----------

jueves, 6 de diciembre de 2007

Homenaje a Ionesco en negativo

----------

- Si se compusieran menos óperas, nadie podría perdonármelo.

- No os quejéis ahora que habéis dejado de crecer.

- Si no te portas bien volveré a tratarte como a un hijo.

- Enhorabuena, esta frase no está escrita en castellano.

- Es probable que no me entendáis, pero dejad de tocar esa armónica.

- Pese a todo, opino que Edgar Hoover nunca consideró la posibilidad de ser más alto que usted.

- Busco a alguien que no sea capaz de imitar todos mis movimientos.

- Las oraciones copulativas no son así.

- Nunca me acuerdo de volver a ser magistrado.

- En Madrid nadie vive en otro sitio.

----------

lunes, 3 de diciembre de 2007

Un sábado en el Monte Pelado

"El campo me saca de quicio,
está lleno de grillos y es silencioso y oscuro,
no hay donde pasear por la noche
y me repungnan las telas metálicas en las ventanas llenas de bichitos.
Además puede aparecer la familia Manson y descuartizarte"
(Alvy Singer)

Quienes me conocen bien, medio bien o mal, saben que huyo del monte y sus alrededores. Cuando se acerca, husmeando, suelo refugiarme dentro de salas de cine o de grandes almacenes bien céntricos.

No obstante, este sábado la montaña vino a mí. Era una comida entre amigos, en plena sierra granadina. Durante la ida perdí la cuenta en la curva trescientas ocho y a la vuelta, con los cuatro estómagos rebosantes de nutrientes, me centré en acordonar mi aparato digestivo, por si los desastres naturales. Había curvas por todas partes, era sensualísimo. Había curvas a la derecha, curvas a la izquierda y curvas dentro de otras curvas.

Además, de vuelta, uno de nosotros se empeñó en ver toros y sequoias. Eso requería unas cuantas curvas imprevistas, claro. Vistos los toros y las sequoias, quiso ver ciervos. Vistos los ciervos, jabalíes. Y vistos los jabalíes, muflones, que es un animal que no existe. O, al menos, no existió el sábado.

Ahora pienso en el mes pasado, cuando manifesté ante varios amigos mi deseo de hacer el Camino de Santiago. No es que lo descarte, pero preferiría hacerlo por autovía. Me ha dicho una voz interior que es igual de válido.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Somero repaso a vuestros porqués

Uno por uno, por orden alfabético, por ser vosotros quienes sois:

- Ainoshirushi: regentado por Superflicka. Un blog fresco, pop, kitsch, retro y guay. Un blog de colorines con comentaristas de colorines. Entradas de media sonrisa, como mínimo. La pega fundamental y única es que para dejar comentarios hay que saber matemáticas. No hay más que hablar.

- Antonio Rentero Punto Com: propiedad de Antonio Rentero, el autor más prolífico y profiláctico de la blogosfera, que compagina con inusitada maestría su labor de blogófilo irredento, cinético cinéfago, regidor de un paso a un paso del siguiente paso, murciano acabado en ico y liberal antisistema. No se sabe con certeza a qué se dedica en realidad.

- Bailar en la oscuridad: el blog de Cvalda, una comentarista habitual que me llegó a través de Hugo, o yo a través de ella, yo Hugo a través de Cvalda. Una de dos. Su blog destila un pesimismito en diminutivo a lo Flanders que hace que a veces den ganas de invitar a su dueña a unas cañas para que se dé cuenta de que la vida es muy poco seria y no se la puede llevar a ningún sitio.

- Blog de lorzagirl: alguien que se autodenomine lorzagirl dice todo lo que hay que saber sobre él, ella, ello y sus circunstancias (de él, ella o ellos). Pues eso. Colocadlo en vuestro Google Reader y no entréis a no ser que tengáis ganas de reíros hasta que se os resientas las ijadas.

- Chexpirit: blog y dueño comparten nombre entre sí y comparten conmigo melasudas, otro blog colectivo que saldrá cuando le toque a la eme. Chexpirit publica poco en Chexpirit, la verdad, pero ahora tiene diseño nuevo y molón, y parece ser que va a prodigarse un poco más. Chexpirit persona se jacta de ser el prototipo de geek. Albergo serias dudas.

- Cuadernos de letra GRANDE: blog en proceso de construcción perpetua, o en proceso de deconstrucción perpetua, según por donde se vea. Francis, como buen filólogo clásico, usa latinajos y cita a los clásicos, entre los que me incluyo principalmente yo. Actualiza todo lo de uvas a peras que puede pedírsele a un universitario.

- Dispatches from the island: el blog personal de Jorge García, el actor gordo de "Lost", la serie de la que fui adicto hasta que acabé sus tres primeras temporadas y de la que seré adicto cuando comience la cuarta temporada. Íntegramente en inglés, pese al nombre del propietario y el deseo de los lectores.

- DoritoQuemao: un blog de informáticos murcianos desquiciados, como melasudas, del que hablaré cuando llegue a la eme. Sólo conozco en carne mortal a uno de ellos, Ruf, el único ser humano sobre la Tierra capaz de compaginar su trabajo como suplente de Bruce Lee con su trabajo como suplente de Vegeta. Se disputa el galardón de geek del año con Chexpirit y recita fragmentos de La venganza de don Mendo cuando está ebrio. En ese estado también tiende a bajarse los pantalones en público y cantar "Esta yegua no es mi vieja yegua gris". Imaginad cómo pueden ser sus posts.

- Duerme, don Quijote: blog literario actualmente en proceso de aracnización y telarañamiento, por desgracia y por un quinto de culpa mía, que soy tan colaborador como el resto. Supongo que será reactivado.

- Ecce Homo: detrás de este blog con resonancias clericales se encuentra Bito, un joven cartero contagiado por lo visto de escritura ajena. Su escritura está poco hecha, casi cruda. A veces, incluso sangra. Como a mí me gusta. Cosecha gruppies de fans que desean por todos los medios uno de sus tirabuzones rubios.

- El Capitán Achab: el capi dice que es fanático y papista al final de su blog. No sé si será cierto. Lo que yo digo del capi es que es el tío más documentado e inteligente que ha pisado la faz de la red. A su blog no le hacen falta adornos ni monerías para teñirse de un cariz tan erudito como ameno. Le profeso veneración desde mi atalaya.

- El jardín de las delicias: blog propiedad de don Bosco, en proceso de profundización. Parco en palabras, en entradas y en canciones. Se caracteriza por publicar una entrada con hilo musical cada domingo. Y algunos otros días, casi por error. Puntual comentarista y halagador profesional.

- Emilcar: el blog de Emilio, el director de mi coro, que además de mover los brazos aleatoriamente delante de un grupo de jóvenes de envidiable físico, es un enorme experto en Mac. Organigránicamente hablando, él está dos puestos por debajo de Steve Jobs. Si queréis saber algo sobre Apple, ya sabéis dónde dirigiros.

- GyergarWorks: pese a que su dueño actualiza demasiado poco frecuentemente, pasad y echad un vistazo a la galería. Ya conté en este blog cómo le conocí. Del mundo del consoleo al mundo del artisteo. Ilústranos, Guille. Literalmente.

- Hugo y los cuerpos celestes: actor cosmopolita y fan de fangoria, Hugo es otro de los bloggers a los que habría que enviar un zumbido para que no se durmiera en los laureles. Tanto tiempo sin actualizar no puede ser saludable.

- La construcción de la persona humana: está todo recientemente dicho. Non bis in idem.

- Lo que yo te diga: el blog de Fernando Castro Flórez, papá de Taun y buen amigo de mi buen amigo mahn. No para de escribir. Es un blog-moleskine. Su autor no necesita demasiadas presentaciones.

- Me la suda si me lees: un blog presidido por Pako, colectivo y delirante, lleno de vídeos y de tontunas, recientemente rescatado de la sima del olvido gracias a mi incorporación delictiva. Soy uno de los dos colaboradores no informáticos. Según un reciente artículo de opinión en el catálogo de IKEA de 2003: "[...] podríamos considerar melasudas, sin temor a equivocarnos, como el nuevo adalid del humor y blablabla [...]".

- Mundos de Nepomuk: un blog de élite propiedad de Nepomuk, un joven escritor y dibujante que finge ser filósofo. Versiona la realidad a su antojo en su papel de cuentacuentos no remunerado y engatusa a propios y ajenos. Actualiza a diario, alternando el trazo suelto con la minuciosidad del pelaje del perro de los Arnolfini, una de las pocas mascotas que le faltan al prometedor Nepo.

- NILS BLÅ VÄRLDEN: Nils, el reportero más dicharachero de Copenhage. Trabaja para una revista y viaja de un país a otro con la facilidad de quien posee los polvos flú de Harry Potter. Blog casi siempre naif no recomendable para envidiosos nómadas, que pueden entrar en combustión al comparar sus monónotos trabajos con el ajetreo cotidiano de Nils. La gran ventaja es que, quizá por la franja horaria danesa, el resultado es una entrada dicharachera cada mañana.

- No (ha) lugar: el blog de Miguel Ángel (a.k.a. mahn). Sé tanto sobre él como él sobre él. Se dedica al mundo de la (de)construcción a base de paréntesis y suele escribir sobre sus lecturas o sus intimidades más (in)confesables. Me pregunto qué sería de él si nadie le hubiese enseñado a leer ni escribir. Si te gusta Cioran, admiras a Duchamp o frecuentas a Vila-Matas, es casi seguro que te llevarás bien con mahn. Si no también, aunque es probable que te des cuenta de que está gordo.

- Otra tuerca de vuelta: Agus, hermano de Francis. Otro lector y escritor en vías de consagración. Opuesto a la posmodernidad, como buen posmoderno. Afecto a Chesterton y amante furtivo de Prada y Trapiello. Cinéfilo de talla XXL, conservador liberal y conversador telefónico. Guarda un extraordinario parecido razonable con Sylar, el malo de Heroes.

- Poco que decir: si su padre era lo que yo te diga, Taun es, humildemente, poco que decir. Soberbiamente, de eso nada. Mucho que decir. El único poeta idealista que me ha calificado como "libre directo" y no me ha explicado qué ha querido decir. Sus entradas están impregnadas de una perplejidad combativa que envidio. Dicho sea sin paternalismos.

- Rick-García: todo lo dicho para GyergarWorks es aplicable aquí. No es por pereza, es que incluso los dueños son mellizos. Alguna ligera diferencia casi inapreciable. En los blogs y en sus propietarios.

- Sobre ciencia y comunicación: blog de una joven doctora docente y decente periodista que habla de todo lo que tiene que ver con el mundo universitario y comunicativo. Gracias a ella descubrí la blogosfera, en la época en la que compartíamos papelera.

- Tamaruca's Calling: un blog abrumador con títulos de entradas en inglés. La propietaria habita en 13, Rue del Percebe, y su vecindario (o neighbourhood) es el hilo conductor de un blog casi profesional sin el casi. Observad el número de comentarios por píxel cuadrado. Si entráis, es probable que engroséis su lista de fans.

- Tiritando al sol: otro ángel de los blogs. Aunque en su perfil aparece James Stewart, su físico se asemeja mucho más al de Gary Cooper. Lo hace por humildad. Su blog apareció, desapareció y ha vuelto a aparecer, con la misma vitalidad que al principio (exactamente la misma). A su blog le faltan puntos y aparte y le sobra conocimiento sobre cine clásico. Gracias al blog descubrí a Chema Madoz y gracias a su dueño descubrí que el registro de entidades religiosas no es incompatible con mofarse de las japonesas.

- Trelawney no viaja solo: el blog de José Ángel, o Josito, si lo conoces. Joven artista atormentado por la sombra de Miguel Ángel, diestro con el florete y siniestro con la espada. Calvinista de los de Italo. De ahí el nombre.

- Viva la vita: el penúltimo de la lista. El primero en otras muchas cosas, por ejemplo, en forma y fondo, en lucidez, en inconstancia y en ser el único blog no colectivo con una agente cada vez menos en la sombra que va cobrando protagonismo a buen ritmo. Echamos de menos a Ginger. Queremos que vuelva a ser la de antes. En plural mayestático.

- Vómito Sozial: el blog de un tarado mental con problemas de adaptación social.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Visita nocturna guiada con hilo musical

Esta chorradica la quería yo hacer desde que encontré el nexo de unión entre mi coche, el móvil y la música de cámara de dos megapíxeles. El sonido rivaliza en putrefacción con la calidad de imagen, pero la intención es buena.



Suena Telemann, en honor a Eduardo. La próxima vez sonará La Casa Azul, en honor a mucha más gente, pero tendrá que ser de día y habrá más ruido. No me vengáis luego con quejas, que La Casa Azul requiere luz. Id abriendo las ventanas.

martes, 27 de noviembre de 2007

Presentaciones: PedroJota y la albañilería kantiana


Imaginad que Immanuel Kant fuera gran amigo mío y abriera un blog. Pues nada, con él os dejo. Que lo disfrute quien lo tenga a bien. Con todos ustedes...

La construcción de la persona humana

lunes, 26 de noviembre de 2007

Polifonía infantil para niños mayores de veinticinco años

De diez a dos.

De cuatro a ocho.

De diez a dos.

Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho, y ocho, dieciséis.

Dieciséis. Dieciséis horas de un solo fin de semana ensayando polifonía a toda mecha con Ars Mvsica. Los conciertos de Navidad se acercan y el juicio del público es inminente, como tiene grabado Emilio en un visillo del despacho que Rocío tejió para él (premio para el que acierte la película).

Aquí observamos algunos momentos especialmente significativos, aunque aún no sepamos de qué:

(Emilio sonríe con su habitual sonrisa de los ensayos intensivos)


(Emilio dirige con su habitual brazo de los ensayos intensivos)


(sección de la sección masculina)


(sección de la sección femenina)

Como se puede apreciar por la tonalidad de las fotos, abunda el espíritu de compromiso y el amor incondicional por la música antigua.

Pero no todo fueron acordes y desacuerdos. También hubo un momento mágico para volver a la infancia. Yo me había llevado la mañana del sábado mi clásica empanadilla de los ensayos, envuelta en el clásico papel albal de los ensayos. Cuando me comí la empanadilla hice una bolita con el papel albal y se la tiré a Andrés, que, sin saber por qué, gritó "a".

Quince minutos después, la gente que pasaba junto a la parroquia de San Miguel contemplaba la siguiente escena:



Y si no hubiera sido porque teníamos hambre, habríamos empezado con la mosca, o el pulso gitano, o la peonza, o las canicas, o el pulso chino, o el cubalibre, o el pillao...

viernes, 23 de noviembre de 2007

En cuesta

Desde anteayer han llamado a casa al menos tres señoritas de buen oír con el noble propósito de encuestar.

Un servidor, con la suspicacia que le confiere la condición de liberal reprimido y temeroso del advenimiento de las hordas carlistas, se suele prestar poco a este tipo de divertimentos. En definitiva, miento con descaro y sin remordimientos.

La reacción de mis tres últimas encuestadoras ha sido, no obstante, sorprendente. Podría resumir las conversaciones más o menos así:

- Hola, ¿es casa de los padres de Ángel?
- Sí.
- Hola. Le llamamos de Instituto JotaJotaBenítez para hacerle unas preguntas acerca de blablablá. ¿Es usted Ángel?
- Sí... pero...
Ahí es cuando se empieza a fraguar la mentira.
- ¿Hay alguien ahora mismo en casa con edad comprendida entre 15 y 25 años?
- No.
- ¿Y entre 26 y 30?
- Ehm... no.
- ¿Y entre 31 y 40?
- Esteeee... déjeme que mire... pues no, ahora mismo no.
- De acuerdo, llamaremos en otro momento.
Y cuelgan.

Sé que mi voz es aterciopelada y que su timbre ligeramente atiplado podría llevar a esporádico equívoco, y también sé que tienen obligación de creerme, pero mi evasiva es demasiado burda y además no sé mentir bien.

¿Realmente pensarán que soy un prepúber o un cuarentón con disfunciones hormonales?

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Infracción en presente de indicativo

---

A las doce y diez de la noche, a cincuenta por hora, con el semáforo en ámbar y un coche detrás a las doce y diez de la noche, a cincuenta por hora y con el semáforo en ámbar.

Paso, tras reflexionar detenidamente sobre la teoría del mal menor.

Policía en paralelo. Miro, por cortesía y porque hacen movimientos con los brazos. Los interpreto como un "échese a un lado porque somos del cero noventa y uno y no del cero noventa y dos, y además llevamos placas, pistolas y unos jerseys superchulos en un tono azul que combina con todo".

Paro, tras reflexionar detenidamente sobre la teoría de la gravedad de los hechos.

El policía más bajito me pregunta si tengo algún problema de daltonismo, mientras mordisqueo, algo nervioso, el topecito del seguro de la puerta. Le contesto que no entre sudoraciones e isquemias auriculares.

Me cuenta lo que acabo de hacer, de forma concisa y escueta, hecho que me hace presuponerle propensión a Azorín. Considero el soborno con una antigua edición de "Doña Inés" que suelo llevar en la guantera para estas ocasiones. Lo descarto al requerírseme la documentación.

No llevo carnet de conducir.

No llevo carnet de identidad.

Entre carraspeos, tosecitas y un flashforward mental en el que aparezco en mi celda, golpeando una taza metálica contra unos barrotes con propósito desconocido, le sugiero la póliza del seguro. Acepta, pero me advierte que puedo pasar la noche en el cuartelillo. El flashforward se intensifica, y me parece vislumbrar a mi hermano menor saliendo de una tienda de tatuajes.

Me pregunta el nombre y la fecha de nacimiento.

Acierto a la primera, aunque en ese momento hubiera jurado que me llamaba Arístides Rinaldini, que trabajaba en la Nunciatura Apostólica y que me dirigía a una audiencia privada con la Reina Victoria Eugenia.

Me mira y me dice que tiene que ser la última vez y que está todo grabado. Asiento desde el asiento, los policías se apartan, arrancan el motor y yo hago lo mismo mientras recito fragmentos de unas serranillas del Marqués de Santillana que me aprendí en tercero de BUP.

Los policías me siguen un buen rato. Yo conduzco sin pasar de segunda, poniendo intermitentes a cada curva y con los brazos al volante en posición de dos menos diez.

Llego a casa y escribo esto con cierta rigidez cervical, que achaco a los gnocchi de la cena.

Me acuesto.

martes, 20 de noviembre de 2007

Hipócrates

Escúpale en la cara -agregó el anciano doctor a su enfermera-. Parece que el paciente no ha acabado de comprender el motivo de la intervención.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Un año y pico

¿Las doce y treinta y ocho se consideran hoy?

Con esta pregunta inauguro el post de post-aniversario. Treinta y cuatro comentarios, a una media de ocho preguntas cada uno, dan un total aproximado de noventa y tres preguntas a las que no respondería en una sola entrada ni en estado de gestación. Esto se haría insoportable y me odiaríais, cosa que no debe ocurrir.

TODOS (menos Pako): ¡¡pero dijiste que contestarías, cretino!!

Lo sé, pero no esperaba esta afluencia de vosotros. Contestaré en entradas posteriores, en comentarios a la anterior, en comentarios a esta, por e-mail, por correo certificado o por telepatía sin hilos.

Mientras tanto, os voy a contar cómo nació estalacosamuymala, ¿vale?

YO: dejad de pinchar el aspa roja. He cerrado esta ventana por fuera. Jo, jo y jo.

Todos mis amigos tenían blog y yo no tenía personalidad. Básicamente, así nació estalacosamuymala. Ahora, sin embargo, todos mis amigos siguen teniendo blog, yo no tengo personalidad y este blog ha cumplido un año. O sea, que sólo ha cambiado el elemento temporal.

En sus orígenes, pensé hacer un blog estúpido para que nadie lo leyera. Un blog tan ciclotímico como su dueño. Si os remontáis a las primeras entradas, seguían a rajatabla los quesitos del Trivial. Había muchas de Historia, con pedacitos de mi vida en adobo; y muchas de Arte y Literatura, con microrrelatos que se me ocurrían y otras deyecciones similares. Para mí el blog era casi privado. Una especie de pensadero, por si alguien lee Harry Potter.

Pero pasó el tiempo. En pocos meses, pasé de tres comentarios a cuatro en cada entrada, y empecé a sentir presencias extrañas. Al principio me dio cosica, luego me dio otro tipo de cosica y ahora me he acostumbrado a un tercer tipo de cosica, agradable y placentera.

Creo que sólo ha habido un mínimo común denominador desde el principio. Dos, para ser exactos. Dos objetivos que me marqué y que hasta ahora he cumplido casi a rajatabla:

- Propósito 1: no hablar de temas polémicos que puedan crear malrollismo. En los comentarios cada palo aguanta su vela, pero las entradas no hablan del prestige, ni del divorcio exprés, ni del calentamiento global, ni de las riquezas vaticanas. Para eso ya está el mundo, y no me refiero sólo al periódico.

- Propósito 2: cada uno hace lo que quiere con su gato, con su pelo y con su blog. Yo, con el mío, preferí centrarlo en lo que no me pone triste ni de mal humor. Ni en mí, válgame la paradoja. Aquí no hay lamentos. Se coló uno inevitable que aún pulula por ahí, pero no quiero compartir con vosotros más penas que glorias. Ni os lo merecéis ni me lo permito.

TODOS: zzzzzzzzzzzzzzzzz.

Para los que queden: me gusta mucho sentirme leído. Espero que os guste leerme. Y cada vez más. A mí, y a vosotros.

Y como diría Manolito... ¡que me emocionan, estúpidos!

viernes, 16 de noviembre de 2007

Entrada de preaniversario

Parece que fue hace once meses, y sin embargo hace justamente un año menos un día empecé a escribir en este blog. Un preaniversario que voy a celebrar pasándome a mí mismo un test que no puede dejar a nadie indiferente, salvo a todos vosotros:

3. Nombre y apellidos completos: Ángel Cobacho López.

14. Nombre y apellidos incompletos: Ael Cobo Lez.

16. Edad: 26 años, veintiocho meses y algunos días, como Rodrigo Días de Vivar, alias Clarín.

1. Sexo: barón.

2. Títulos nobiliarios: hembra.

3. Grupo sanguíneo: cero positivo, pero menos que antes.

14. Aficiones: (Del lat. affectĭo, -ōnis, afección). 1. f. Inclinación, amor a alguien o algo.

4. Profesión: la profesión va por dentro.

8. ¿Tequila o caltecines ejecutivos?: Sí.

15. ¿Cuál es tu color favorito?: el color de la vida, de los sentimientos, de las emociones, de las heces fecales...

16. ¿Qué le dirías a Al Gore?: le preguntaría acerca de Piticli.

23. ¿Por qué no dejas de escribir preguntas chorra?: por culpa de Al Gore.

42. ¿Esto es la secuencia numérica de Perdidos?: bueno, ahora sí. Primero ha sido un poco del número pi y luego lo que dice Bono en su último concierto.

1. ¿En qué persona te gustaría reencarnarte?: no creo en las personas.

1. ¿Cuál fue el último libro que leíste?: pues quería comprarme las obras completas de José María Pemán pero no pude, porque estaban completas y tuve que esperar a las siguientes.

1. ¿Qué tipo de oraciones compuestas te recuerdan más tu condición mortal?: las concesivas.

88. No suelo recordar mis sueños: ¿con qué soñaste anoche?

1. Antecedentes penales: robo a mano armada, extracción de muelas sin licencia y empleo abusivo de adverbios de modo.

1. ¿Van a tomar algo mientras llegan sus amigos?: agua del tiempo, por favor, y cacahuetes del espacio, por favor.

1. ¿Tom Clancy o Jerry Lewis?: el gato, que nunca me acuerdo de su nombre.

1. Diga a: a.

1. Si volvieras a nacer, ¿cuál sería tu comida favorita?: los crustáceos.

1. ¿Signo del Zodíaco?: sí, signa.

1. ¿Te está entrando hambre otra vez y vas a ver si hay algo en la nevera?: así es.

Pues precisamente por todo eso os comunico que mañana es el aniversario del blog. Este test compuesto de tontunas sin fuste será reemplazado por otro con las preguntas que queráis hacerme. Todas las que se os ocurran en un plazo de algo más de veinticuatro horas. Preguntas serias y circunspectas, que responderé con finura y elegancia.

Vosotros diréis.

martes, 13 de noviembre de 2007

Últimas noticias

- Veo en el telediario de Antena 3 que un brasileñito de cinco años disfrazado de Spiderman ha salvado de las brasas a una bebé, y que eso lo convierte en un superhéroe que hizo honor al traje que llevaba. Me pregunto qué hubiera pasado si el brasileñito se hubiera churruscado. Me respondo que se suscitaría un ardoroso debate acerca de la nefasta influencia de la fantasía y de los dibujos violentos en los menores de edad durante el cual Juan Adriansens gritaría "¡Traedme la berenjena!".

- Este jueves a las veinte treinta tenéis una cita obligada en el Archivo de la Región de Murcia. Tocará Forma Antiqva en homenaje a Scarlatti y será un conciertazo porque forma parte de un ciclo que coordino yo. En diciembre le toca a mi coro, y también tenéis que venir porque tengo muchísima autoridad moral sobre vosotros.

- Tiritando al sol reabre sus puertas al público. Os lo recomiendo, aunque su autor se llame Ángel y no sea yo.

- El sábado se cumple un año del nacimiento de mi blog y destaparé la caja de las esencias.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Historia de amor irritante

Pedro conoció a Ana en la parte de Nueva Orleans actualmente conocida como Imperio Otomano. Ambos contaban con tres años de edad, salvo Pedro, que contaba con tres años de edad. Ana se ocupaba de cortar briznas de césped para sus infusiones, tarea por la que el Ayuntamiento le pagaba con creces. Pedro se le acercó una otoñal mañana de primavera, con intención de solicitarle un documento en que constara la lista de los Reyes Godos, que necesitaba urgentemente para pedir auxilio. Cuando Ana lo miró con esa mirada cándida e inocente llena de maldad y de odio, no hicieron falta las palabras, y estuvieron hablando hasta que, pocos días después, Sergio les interrumpió porque aún no había interrumpido a nadie esa mañana y ya se empezaba a hacer de noche.

Recuerdo que Pedro y Ana miraron las rodillas de Sergio, y a los cinco les llamó poderosamente la atención que no tuvieran nada en absoluto de particular. Cuando Ana acabó de cortar la última brizna de césped, los tres emprendieron su marcha hacia casa de José Luis, un antiguo amigo de Sergio que se hallaba en cama, enfermo por no poder conjugar correctamente el verbo “repudiar”.

Y se produjo la magia. José Luis se enamoró de Ana, Ana de Sergio, Sergio de Pedro, Pedro de Ana, Ana de José Luis, Ángel de Víctor y José Luis de José Luis. Bailaron frenéticamente hasta que se dieron cuenta de que aún no habían limpiado el piso que compartían desde que los cuatro habían decidido empezar a estudiar para prepararse el Doctorado Total, seis años atrás.

Los cuatro mantuvieron una relación amorosa basada en la castidad y en el sexo cruel y descarnado en parques públicos. A ojos de la sociedad, eran un cuarteto como cualquier otro: paseaban, miraban las estrellas, procreaban y abrían las ventanas para que entrara un poco el fresco. Pero pronto aparecieron la rutina y el tedio. La monotonía de hacer cada día algo totalmente distinto e inesperado iba erosionando la convivencia, y no era infrecuente que los cuatro pasaran las tardes sollozando, adornando árboles de Navidad o reduciéndose de tamaño unos a otros.

Fue justamente entonces cuando pensaron en que quizá lo mejor para salvar su relación y que todo volviera a ser como al principio era el suicidio. Pero José Luis, que era buen amigo de los cuatro y a la vez uno de ellos, sugirió el matrimonio como posible salida para salvar la relación. Tras considerarlo detenidamente, se suicidaron.

No obstante, gracias a unas influencias que Sergio tenía en el Ministerio de Ultramar, pudieron resucitar tal y como eran, aunque con las pestañas imperceptiblemente más largas.

Y fue precisamente gracias a sus pestañas por lo que por fin han decidido contraer matrimonio, aunque con otras personas que aún no conocen del todo. El matrimonio que, por fin, unirá sus destinos, los destinos de todos ustedes.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Allanamiento de morada en blanco y negro

Ayer a mediodía me llama Ginger, mi vecina de blog:

Ginger.- Ángel, ¿cuál es tu contraseña de blogger?
Ángel.- ¿Para qué?
G.- Porque te he confeccionado una plantilla de blog nueva que va a causar tu gozo y deleite.
Á.- Ah, perfecto, porque tengo ganas de que una plantilla de blog nueva cause mi gozo y deleite. La contraseña es la fecha de mi defunción en times new roman.

Y cuando entro, me encuentro con lo que veis. Desapareció la gemela Ashley Olsen, el monstruo verde y los edificios de colores. En general, desaparecieron los colores, salvo dos o tres que he querido dejar por educación y deferencia.

Pues eso, ahora ya sabéis lo que se siente.

(Atención: novedades audiovisuales en la entrada anterior)

martes, 6 de noviembre de 2007

Storyboard desquiciado de primer día de Congreso


Punto cero, contextualización
: los que me conocéis, sabréis que de mí puede predicarse aquellos versos de que transcribo de memoria a falta de algo más físico:

"Tu dote es colosal, cual mi fortuna,
y es tan alta tu cuna,
es nuestra estirpe de tan alta rama,
que esto mandé grabar en mi torre de Porcuna:
la cuna de los Manso de Jarama,
a fuerza de ser alta, cual ninguna,
que más que cuna, diríase que es cama".

En efecto. Tengo clase y eso no puedo evitarlo. Lo que aún no sé es qué clase de clase es mi clase.

Punto primero, el desenlace: aparezco yo recostado con una rebeca, unos vaqueros y una camisa de rayicas en el hall de un hotel de cuatro estrellas, porque por lo visto la quinta consiste en tener wifi también dentro de las habitaciones. Mientras, pasan compañeros canonistas que recuerdan mi cara vagamente después de mi transformación, gracias a Dios.

Punto segundo, la introducción: en vez de ser conducido por mi choffeur hasta el epicentro de un hotel Belga, donde degustaría las gotitas de chocolate que resbalarían por mis hombros durante el masaje chocolaterapéutico que me estaría dando una atractiva mozalbeta de mofletes sonrosados, he tenido yo que ser el que haya dado con mis huesos y con mi triste Polo en el suprascripto hotel almeriense. Eso, después de una retención de casi media hora en autovía, de dos horas y pico de viaje y de una hora explorando las direcciones prohibidas más recónditas de Almería con mi triste Polo, intentando aparcar en algún sitio donde dejen aparcar a gente con los ojos inyectados en sangre.

Punto tercero, el nudo: el nudo lo tengo yo en la garganta después de echarme a las fauces unas verduras al horno que flotaban gráciles sobre un laguito de aceite que, como dije en un comentario anterior, ha sido obtenido a base de exprimir varios tubos de Nivea factor 30. Aquí no hay chocolate belga, ni mozalbetas belgas, ni nada. La cena ha estado interesante, eso sí. Con dos de los canonistas más famosos de este extraño universo para minorías.

Al menos mañana empieza el sarao, mi coche está aparcado (o eso creo; le di las llaves a un chico con chaqueta y corbata), y creo que nos van a llevar de visita turística.

Ya os seguiré informando. Y os colgaré un vídeo casero que he rodado en pleno atasco en la general que me ha quedado chulísimo.

------

Editado: aquí tenéis el vídeo prometido. El del atasco, con "I got you babe":


video

Y un mini vídeo extra. Nada mejor que Telemann para la A7. Mirad qué trocico más chulo (special thanks to Toni, el flautista):


video

¡Llego tarde, llego tarde!

.
Esta noche pensaba distraeros con un post superchulo acerca de un Simposio sobre Derecho Concordatario que empieza mañana y acaba el viernes en la almeriense localidad de Almería. Estaba todo pensado: los chistes, los chascarrillos, las chanzas y las befas, mofas y escarnios. Iba a ser una entrada guay, que iba a escribir después de hacerme la maleta, con el pijama y la tranquilidad propios de la noche.

Pero el destino, una vez más, me ha cambiado los planes.

Al decir destino, naturalmente, me refiero a mi proverbial descabezamiento. Porque resulta que sí, que el Congreso termina el viernes, pero no, no empieza mañana, sino hoy.

Ahora, salvo el agua, todo se ha precipitado. Toda una mañana de prisas, maletas, carraspeos, gasolineras, preparaciones de respuestas genéricas a preguntas desinteresadas y disposición a aprender por las noches con mis compañeros canonistas y a dormir durante el día en una fría y lóbrega sala de conferencias.

De un tiempo a esta parte sólo tengo tiempo para llegar tarde a todo.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Decálogo de hipotéticos avisos aforísticos


- Esta película puede contener spoilers.

- Es peligroso asomarse al interior.

- Prohibido dar de hablar a los vecinos.

- Carretera de doble sentido, circule con segundas.

- Se ruega confirmación y se confirman los ruegos.

- Se rueda, silencio.

- Manténgase fuera del alcance de los niños o aténgase a las consecuencias.

- La empresa no se responsabiliza de posibles beneficios.

- Vivir puede provocar adicción.

- Vivir suele matar.

viernes, 2 de noviembre de 2007

El día W


Escribo esta entrada después de una comida familiar, bajo los deliciosos efectos del Ribera de Duero con que he regado el primer y el segundo plato de la frugal colación de hoy, y tras una copita final de delicioso Castaño Dulce de Yecla, que viene que ni pintado para los buñuelos de chocolate, huesos de santo y otros postres tan castizos como azucarados.

¿Se puede escribir así sobre dos películas de Woody Allen? Es la mejor manera, sin duda. Ayer me pedí el día libre, que es la forma que tenemos los parados de pararnos más aún, y acudí a mi filmoteca particular en busca y captura de una de mis dos nuevas películas, a saber,

Stardust memories, y

Tous les matins du monde
(¡por fin!).

Considerando que el sonido de la viola da gamba podía ponerme melancólico en el mejor de los casos y dejarme frito dos horas después de levantarme en el peor, me enchufé la del director neoyorkino (para no repetir Woody Allen, que queda feo).

- ¿Y qué te pareció? -me preguntasteis.

Pues mirad. Yo, que presumo y me jacto hasta la náusea ajena de conocer la filmografía del genio de las gafas de pasta, la encontré inusual. Creo que es su película más europea, no me encaja en ningún género concreto y tendré que volver a verla después de estudiar la carrera de Comunicación Audiovisual para entenderla del todo. Sólo diré que a veces me recordó al cine de Buñuel. Espero no recibir ninguna citación judicial después de esto.

Por la tarde-noche, mi novia y yo dedicamos dos horas en dilucidar si sería más apropiado la "Stardust" de la cartelera o "El sueño de Cassandra". Y ganó la última, y vimos la peli, y salimos del cine, y me da a mí que al calvo del clarinete no le ha venido bien tanto fish and chips. "Match Point" me pareció magistral, con "Scoop" me reí sin más ni menos, pero "El sueño de Casssandra" me ha parecido una castaña pilonga.

La he visto mal estructurada, con personajes muy poquito verosímiles y una historia que, pudiendo haberme angustiado, no me ha angustiado en absoluto (en este caso, eso es malo). Sólo al final pega un crescendo brutale, pero aun así me ha dejado casi como un témpano.

Curiosidad: por primera vez, prefiero el eterno gesto de boquita-piñonera-y-cejas-tristes de Colin Farrell que la cara amable de Ewan McGregor, que incluso llega a dar cosica en varios momentos.

jueves, 1 de noviembre de 2007

4107, la Defensora

.
Un código por semblanza. Una semblanza por amigo.

Ése podría ser el tagline de la película en la que acaben rodándose las aventuras de mis queridos compañeros de cercanías. Después de un tiempo de aplazamiento forzoso de mis reseñas biográficas, continuamos con 4107, la Defensora.

4107 nace en el seno de una familia compuesta por un director de instituto, una madre, un hermano pequeño y otro hermano más pequeño. Al verse en tal contexto, 4107 decide estudiar Derecho y Canto, pero descubre que semejante mezcolanza llega a perjudicarla cuando, durante un examen de Derecho Penal, confunde las circunstancias agravantes con la bellísima aria Senza mamma, Bimbo, tu sei morto, de la ópera "Suor Angelica" de Puccini, que interpreta entre grandes ovaciones de los asistentes. Como consecuencia, 4107 pasa de soprano diva a soprano corista, papel que compagina con inusitada maestría con su labor como (pro)celosa procesalista.

4107 trisca. Triscar, según la primera acepción tercero derecha del Diccionario de la RAE, significa "capitanear un grupo de boys scouts con los que se comparten nubes quemadas e historias de miedo en torno a una hoguera con pavesas controladas". 4107 nunca habla de su labor como Águila Imperial con sus jóvenes discípulos, por mucho que se lo supliquemos.

4107 sale con 4106, y todo apunta a que pronto harán algo más que salir. Es común verles en actitud retozante, saltarina y amartelada, mientras cuatro querubines de mejillas sonrosadas y dorados destellitos tocan dulces melodías a sus alrededores. Sin embargo, no todo es dulzura. 4107 tiene una nívea rival, una enemiga blanca, inocente y casta, que le disputa el amor de 4106: la Xbox 360. Mientras 4106, sin malicia ni soberbia ni avaricia, pasa una tarde al semestre con sus acólitos anónimos jugando a la consola, 4107 teje y desteje tramas para acabar alevosamente con su némesis eléctrica.

4107, en definitiva, es feliz con 4106, y 4106, en definitiva, es feliz con 4107. Y yo, en definitiva, humildemente desde este mi blog, su blog (de ellos), me pido la primera lectura y el salmo para el posible, próximo y feliz acontecimiento.

martes, 30 de octubre de 2007

El chico del coro


Ya está bien de rodeos. Se acabó. Ha llegado el momento de que sepáis cómo me convertí en una de las figuras más prometedoras del panorama musical afroamericano.

Comienzos de los ochenta. 1983 o así, diría yo. Mi progenitor A y mi progenitor B inscriben al primogénito heredero en una academia de música y en un club de natación. Al poco tiempo, observan cómo empieza a mostrar una habilidad con el solfeo sólo comparable con su capacidad para recorrer una piscina olímpica en diagonal.

El adorable niño de cinco años que cantaba como los ángeles y se ponía triste cuando oía el Claro de Luna de Beethoven, no obstante, crece. Crece y se convierte en un prepúber tirando a mastuerzo que prefiere jugar a la Megadrive que estudiar violín (algún día os cuento por qué creo que el estudio del violín fomenta la agresividad infantil y la inadaptación social), mientras su profesor se aficiona a las técnicas budistas de relajación para evitar convertirse en un infanticida.

A los trece años, deja definitivamente la academia de solfeo y, cuando sale por la puerta, le parece oír llantos de alegría incontenible y un par de sonidos de botellas descorchadas. Hasta los diecinueve mantiene su mente ocupada en otras actividades de variada índole, por las que me preguntaréis en los comentarios.

Y a los diecinueve, acude a un concierto de "El Mesías" de Handel y sufre un shock anafiláctico que le hace comprender que debe hacer algo por la música a la que ha dado el costado durante años. Algo que no incluya el tener que tocar el violín, lo cual agradecen especialmente sus vecinos, que suelen encontrar más relajantes los maullidos de un gato al ser desollado que los ejercicios de repentización del chico del tercero izquierda.

Desde entonces hasta hoy he pasado por varios coros hasta dar con mis huesos y mis cuerdas vocales en Ars Mvsica, un coro especializado en música antigua donde he encontrado compañerismo, paz, sosiego, largueza, templanza y diligencia.

Nuestro próximo concierto en Murcia, el día 20 de diciembre a las 20.30h en el Archivo Regional. Va a molar que te inclinas, así que espero veros a todos allí desprovistos de huevos, tomates y otras armas de destrucción masiva.

PS: si queréis ver un vídeo, hay una entrada del mes de julio donde se nos puede contemplar en actitud polifónica.

domingo, 28 de octubre de 2007

Entrada con guiones sobre viaje confitado

Este fin de semana he estado en una casita rural en la Sierra de Cazorla llamada Casa Gilico. Éramos once, como once eran las varas de la camisa u once los cuatro jinetes del Apocalipsis.

Os tendría que relatar todo en forma de entrada interminable, porque es mi deber como alcalde vuestro que soy, pero voy a resumiros un poco lo que ha venido siendo la estancia en código pop-art:

- El viaje hacia allá estuvo bien. Perdí la cuenta en la curva número ochocientos tres, pero el paisaje era bonito y el Toyota Corolla de José Miguel tiene un detector de lluvia que nos amenizó el viaje con algunos chistes de dudoso gusto.

- La cena consistió en una frugal colación consistente en comida de todos tipos que ingerimos con fruición hasta que notamos que se nos bifurcaban las arterias propias y las venas cavas.

- La temperatura era tan baja como la luná, como la luná, como la luná. Y vestidos al anochecer nos sorprendió el mencionado satélite, cantando tonadillas y zarzuelicas mientras nuestros sistemas inmunitarios sacaban la bandera blanca.

- El sábado amaneció soleado y con malas rachas de aire frío. Pasamos la mañana en Cazorla, y comimos carne de caza junto a un precipicio hasta que nuestros poros comenzaron a rezumar cérvido.

- Por la tarde hicimos senderismo. Intentamos llegar a una antena que había sobre una colina pero nos lo impidió una verja construida por los otros. Jugamos a que éramos los de Perdidos y yo me pedí Sawyer. Al final Jack pisó una hez de vaca.

- Hoy, en Úbeda, la señora que nos ha enseñado la capilla funeraria de El Salvador me ha preguntado por mi posible vocación sacerdotal. El pueblo muy bien, muy limpio, muy curioso, se podía comer sobre él.

- El viaje de vuelta ha cobrado un sesgo intelectual cuando ha surgido el tema de la posible despenalización del aborto con efectos retroactivos.

Luego editaré el post y pondré unas fotos para que veais ilustrado lo que ahora sólo vuestra imaginación apenas atisba.

jueves, 25 de octubre de 2007

Improcedencia

Anteayer despidieron a un compañero de trabajo de un amigo, y para celebrarlo (¿?) le montaron una fiesta nocturna y sorpresa superguay.

La cuestión es que ayer pasé por la empresa de mi amigo a saludarlo y a preguntarle qué tal había ido la fiesta nocturna y sorpresa superguay. En este punto de la narración, debo aclarar que conozco a algunos de los trabajadores de la empresa de vista, a otros de oídas y a otros de olfato, pero con la mayoría no he cruzado más que un par de corteses "buenassss".

Y entonces me dice Antonio, el amigo, que espere fuera que sale enseguida. Y yo espero fuera. Y va saliendo gente. Y empienzan los "buenassss" e incluso algún que otro "¿me podría decir la hora?". Y a todo esto sale uno que me suena remotamente y se produce el siguiente diálogo:

- Antonio dice que sale enseguida.
- Ah, perfecto...
- ¿Qué tal va todo?
- Pues bien...
Naturalmente, yo no tenía ni idea de con quién hablaba.
- Me alegro mucho.
- ...
- ...
- Ayer fue la fiesta de despedida de Cristóbal, ¿eh?
- Sí.
- ¿Estuviste?
- Sí, por allí estuve, sí.
- Anda que... menudo eres tú, no te pierdes una.
Algún día espero enterarme de por qué dije eso.
- Ya te digo.
- Bueno, pues que vaya bien, ¿eh?
- Hasta luego.
- ¡Adiós!

Pues sí, era el propio Cristóbal.

Pero ¿no estaba despedido? ¿qué hacía allí?

Y además, ¿acaso tengo yo la culpa de que se me dé peor conocer que ser conocido?

martes, 23 de octubre de 2007

Post eminentemente anafórico

Había dos televisores de cuarenta y dos pulgadas.

Había dos Xboxes 360.

Había ocho mandos inalámbricos.

Había tres paquetes de pilas.

Había un GRAW 2 y un Halo 3.

Había palomitas saladas y, por otra parte, palomitas dulces y, por otra parte, una caja de galletas que fue devorada con avidez.

Había un perro y un gato.

Había una pizarra blanca y un rotulador negro para las puntuaciones.

Había pizzas de masa pan (o masa frita) y pizzas de masa clásica (o masa hez).

Y había diez amigos deseando dar al resto lo que se merecían en un día otoñal de tonalidades grisáceas.

Puede que muchos penséis que menudos frikis e incluso que a nuestra edad eso es una vergüenza y que deberían encarcelárnos a todos, pero yo os digo que fue una jornada de incursión furtiva en nuestras infancias y que lo pasamos chupi.

Atended, atended...


lunes, 22 de octubre de 2007

La abeja cadáver


Rondaba yo los ocho años, como siempre hago, y usufructuaba una mansioncita campestre en compañía de mi familia. Recuerdo que llevaba una de esas sandalias que nos ponían a los niños pequeños para no pisar las algas, de esas de plástico que se ajustaban con una hebilla.

Aquel día estaba eufórico, porque quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa, quizá porque ese día había ingerido más azúcares que los permitidos por la legislación entonces vigente, cometí la temeridad de descalzarme. Entonces la vi, en el suelo, muerta, boca arriba, patas arriba y aguijón arriba. Era una abeja normal, no tenía pinta de haber sido gran cosa en vida, y pensé: "ja, ja, ja, qué abeja más muerta, qué pringá".

Debí de pasarlo tan bien en la piscina haciéndole aguadillas a mi hermano (a ver si se decide a comentar a base de provocaciones), que a la salida olvidé a la abeja y caminé ufano hasta ubicar el dedo pulgar de mi pie derecho en el aguijón central de la abeja muerta.

Todavía hoy, los inquilinos afirman oír cada noche la terrorífica risa del cadáver de la única abeja a la que no le hizo falta perder el aguijón para morir y picar en ese orden.

jueves, 18 de octubre de 2007

¡Fobia suuuuuperada!



¿Qué pensábais, que nunca iba yo a superar mi auténtico pánico genético e hiperestésico a meterme en un túnel de lavado dentro del coche? Pues menudo soy yo. Después de casi treinta años, ahí estoy, hecho un campeón.

Ahora sólo me quedan las películas de terror, la pandilla basura, la gente que escupe por la calle, las avispas, el tono Nokia de los nokias, los cajones semiabiertos, Adam Sandler, los que usan emoticonos en lugar de palabras por messenger, La hora hache, los restos de tiza que quedan sin borrar en las pizarras, las camisas de rayas azules y blancas con cuello blanco, las bolsas de basura que se rompen, los tópicos que son verdad y algunos cientos de fobias más que iré añadiendo conforme se me ocurran.

Un día os contaré cómo me picó una abeja muerta.

martes, 16 de octubre de 2007

Noticias breves para mentes inquietas

- El viernes pasado estuve en el primer botelleo oficial de mi vida, y he de decir que lo pasé bien, que no bebí nada en absoluto (¡hola mamá!), y que queda mucho mejor "botelleo" que "botellón" o incluso "botellona", como se le denomina en Sevilla y aledaños mártires.

- Leo en DentroCine que Helen Mirren será dirigida por su esposo, pero no especifican a dónde.

- El día 12 de enero, La Casa Azul ofrecerá un concierto en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia. He oído algunas canciones de las nuevas y son un tanto peores que las de anteriores elepés. Quizá sea debido a que el porcentaje de palabras esdrújulas utilizadas en las letras ha bajado en un 63% como consecuencia de la caída del IBEX 35.

- Últimamente me topo con blogs que me disparan el ácido úrico.

- Sigo teniendo muchas ganas de grabar un corto, o de interpretar de una puñetera vez al Sr. Martin de "La cantante calva", o de no hacer ninguna de las dos cosas.

- Hoy, en esgrima, me han pegado un espadazo en la espalda, y aún no sé cómo ha podido ocurrir física ni metafísicamente, puesto que estamos uno enfrente del otro.

Y un aforismo para terminar: "en el país de los ciegos, el tuerto está en la cárcel".

Muchas gracias.

viernes, 12 de octubre de 2007

La te con la equis, che

Queridos contertulios, hoy no voy a hablaros del efecto dos mil, tal y como suelo hacer habitualmente. Hoy, por ser el día de la hispanidad, vamos a distraernos un poco departiendo sobre empresas en general y franquicias vascas en particular.

Confesad que alguna vez habéis comido en el Lizarrán. Por si no, el Lizarrán es un sitio donde los camareros molan y hay un montón de gente acetxante alrededor de la barra en busca de nuevos pintxos que llevarse a las fauces. Cada pintxo lleva un palillo. Cada palillo pintxa un pintxo. Además, hay carteles supertxulos colgando de las paredes con bromicas y fotos de señores fornidos cortando troncos.

A mí me gusta, como dice Jaimito en el txiste del amoníaco. Hoy he vuelto a ir con cuatro amigos. Y ha llegado el camarero molón: dos botellines de agua, una cocacola, una cerveza con alcohol, otra de las normales, cuatro fuentes de patatas bravas (sí, cuatro) y algún pintxo residual para ir abriendo boca.

Ahora imaginad que sois hombres españoles como Dios manda y que leeis en una pizarra que con cincuenta pintxos adquirís el derecho de propiedad sobre una camiseta negra que pone "I love txistorra". ¿Qué haríais?


Ahí los tenéis. Cincuenta justos. Daba igual que fueran de boquerones con salsa tártara que de sobrasada con paté de deshechos humanos. Claro, cuantos más llevabas más náusea vital sentías, pero más cerca estabas de los cincuenta. Cedían los agujeros del cinturón, pedíamos más bebida para acompañar la ingesta, se nos nublaba la vista, pero somos hombres españoles como Dios manda y teníamos que rendir homenaje a nuestros antepasados. Sobre todo a tantos y tantos que han muerto de indigestión y que la Historia ha relegado a la sima del olvido.

De postre, brownies de chocolate sobre letxo de nata confitada. Total, ya...

Mis padres están cenando. Yo escribo este post en ayunas desde las tres y media y con claros síntomas de congestión cerebral, pero la camiseta es nuestra y eso es algo que ya nadie nos podrá arrebatar.

miércoles, 10 de octubre de 2007

Hoy empieza todo


Con ese gracioso título que os evidencia lo muchísimo que sé sobre el cine de Bertrand Tavernier os comunico que esta noche empezamos con El Ciclo.

La cosa va a ir de remakes. Hemos considerado aquellas propuestas que no nos hicisteis, porque las que hicisteis nos parecieron demasiado inexistentes. Salvo Chú, que nos propuso a Tarantino, y Bito, que escanció un poco a Jarmusch y a los dogmáticos, el resto de comentarios iban dirigidos a dilucidar acerca del personaje masculino de "Lost" sobre cuyo torso estaríais dispuestos a tomar té con pastas (vid. comentarios).

Aunque hemos previsto ya los suficientes pares de películas como para mantenernos ocupados hasta fechas navideñas, estamos abiertos a sugerencias, siempre y cuando versen sobre películas y no sobre torsos de personajes de "Lost".

Ya sé que el concepto de remake es amplio y excedentario. No hace falta que las películas se basen en el mismo guión, pero tampoco queremos poner películas simplemente parecidas.

Habrá improvisación sobre la marcha, pero hemos pensado en

"El quinteto de la muerte" y "Ladykillers",
"Solaris" de Tarkovsky y "Solaris" de Soderbergh,
"Los siete samurais" y "Los siete magníficos",
"Breve encuentro" y "Deseando amar",
"Drácula" de Browning y "Drácula" de Coppola,

"La guerra de los mundos" ha quedado descartada por Real Decreto.

Esta semana toca "Lolita", y la semana que viene, "Lolita".

¿A que queda de lo más repetitivo?

martes, 9 de octubre de 2007

Notas para una futura reinvención de "La gata sobre el tejado de zinc"

- Ni hablar.
- Me empieza a cansar tu costumbre de responder espontáneamente a preguntas que nadie te hace.
- Anteayer mantuve una discusión telefónica con tu madre. Dice que quiere verte más, que desde que te fuiste nadie le susurra la palabra "estupor" al oído, y me culpa por ello. Creo que estoy empezando a volverme loca. Esa mujer acabará conmigo.
- No le hagas caso, siempre ha sido así. Aún recuerdo cuando éramos pequeños. Tenía la costumbre de operarnos de apéndice cada semana sólo por el placer de vernos el intestino delgado.
- Pero Auguste...
- Son cosas de la edad. Se le pasará. Mañana cumple dieciocho años y ya sabes cómo se pone.
- No, no lo sé. Yo ya no sé nada.
- Se pone vertical. Es el único sentido que tiene. Sentido vertical.
- Déjalo ya, no quiero volver a oír hablar de esa mujer. ¿Sabes lo que me dijo la última vez que la vi? Insinuó que no soy suficiente mujer para ti, que tengo los codos demasiado convexos, ¡que disfrutas acariciando panecillos!
- ...
- ¿Por qué ese silencio?
- Tengo que decirte algo, mi pequeño ruiseñor.
- ¿Qué? ¿Qué es?
- Anteayer contraté una póliza de seguros para mi peine.
- ¡No! ¡No puede ser verdad!
- Me temo que sí, y creo que esta vez no hay marcha atrás.
- Ahora se explica tu extraño comportamiento, ahora entiendo por qué te azoraste tanto cuando te sorprendí intentando sumergir un candelabro en salsa bearnesa. Dios... ¿cómo he podido estar tan ciega?
- No te culpes. Culpa a Ángel, que esta noche está desquiciado y se le ocurren entradas como ésta.

(Dedicado a 4102, que hoy cumple mi edad y en el fondo se siente muy identificada con ese tipo de personajes femeninos y masculinos)

domingo, 7 de octubre de 2007

Pura anarquía


Ayer terminé de leer "Pura anarquía", el último libro de relatos cortos de Woody Allen. Ya había leído "Adulterios", "Cómo acabar de una vez por todas con la cultura", "Sin plumas" y "Perfiles". Me ha parecido, hasta ahora, su libro más flojito. Como libro de relatos cortos funciona tirando a mal, pero ni siquiera creo que acabe de gustarles del todo a la mayoría de fans de Woody. A mí, por lo menos, no.

Quizá sea debido a un estilo ampulosote y a la reciente adquisición estilística de unos juegos de palabras cómicos y perifrásticos que me recuerdan más al humor de Eduardo Mendoza en su trilogía de Barcelona, por ejemplo, que al surrealismo deconstructivo que esperaba encontrarme.

Creo que pasa con sus libros algo parecido a lo que ocurre con sus películas. Ahora son más accesibles y menos inaccesibles, pero la carga posmodernoide que destilaban las primeras películas ("Bananas", "Toma el dinero y corre", "Zelig", "Manhattan"...) se va diluyendo. Y yo, particularmente, la echo de menos.

No obstante, para que no me tachéis de maniqueo y estúpido, os voy a dejar con un fragmento de uno de los relatos que objetivamente sí tiene gracia:

"Ahora bien, cuando apareció otro fiambre en el SoHo dos días después, también sin el menor indicio de juego sucio, y un tercero en Central Park, saqué la Dexedrina y avisé a la Inmortal Amada de que trabajaría hasta tarde durante un tiempo.

- Es asombroso -dijo mi compañero, Mike Sweeney, mientras extendía la habitual cinta amarilla en el lugar de los hechos. Mike es grande como un oso y fácilmente podría pasar por un oso, y de hecho varios zoos se han puesto en contacto con él para proponerle que sustituya al oso auténtico cuando se pone enfermo-. La prensa sensacionalista dice que es un asesino en serie. por supuesto, los asesinos en serie se quejan de la parcialidad y de que siempre son los primeros a los que acusan cuando mueren tres o más víctimas de la misma manera. Desearían que elevaran el número a seis".

jueves, 4 de octubre de 2007

Entrada nostálgica de día lluvioso


Hoy ha llovido mucho. No sé de qué color será la alerta, pero intuyo que tirando al rojo. Y además, por un dolorcillo de cabeza provocado por la tesis o una tesis provocada por un dolorcillo de cabeza -no lo sé aún-, he pasado todo el día en casa frente al ordenador, oyendo el repiqueteo de la lluvia contra las ventanas y mirando de vez en cuando el cielo nublado y el característico ambientillo de prisas y paraguas.

Y de pronto me he acordado de la infancia y del cole. No sé por qué, será porque en los ochenta llovía más.

He pensado en las botas de agua. El otro día vi a un crío en la panadería con botas de agua; pensaba yo que ya no existían. Las botas de agua y los charcos previstos para ser saltados, con los pantalones bien metidos por dentro no fueran a mojarse los calcetines. Recuerdo que yo era de los niños de clase B que siempre llamaban a los niños de clase A para ver si iban a llevar botas de agua y no hacer el ridículo.

- Oye, parece que va a llover, ¿te vas a llevar las botas de agua?
- No sé, ¿tú?
- ¿Sí?
- Venga.
- Pero seguro, ¿eh?
- Seguuuuuro.

Y luego llegabas a casa y merendabas galletas con mantequilla. No seguí al niño de las botas de agua hasta su casa para ver si merendaba o no galletas con mantequilla, así que no puedo garantizaros que sigan existiendo. Nosotros veíamos Los Caballeros del Zodíaco tan absortos que se nos acababan por blandear las galletas, que acababan hechas un amasijo en el fondo del vaso de leche con colacao, con la superficie llena de pompitas flotantes de mantequilla derretida.

Todo eso después de salir de clase por la tarde y justo antes de que empezaran los programas de vanguardia con que los programadores catalanes nos vacunaron a los niños de los ochenta contra varias tipologías de enfermedades psiquiátricas. Darwinismo puro y duro, porque muchos niños de clase C se quedaron en el camino. Recuerdo sobre todo El planeta imaginario, que daba un miedo que te morías.

Menos mal que existían las actividades extraescolares para liberar la tensión que acumulabas con tantas horas de tele experimental. Mis padres me matricularon a los cinco años en una academia de solfeo de la que salí nueve años después con nueve años más, las nociones básicas de solfeo para sobrevivir tras un naufragio, y un violín cuyas cuerdas sirven ahora de agarre para los columpios de alguna araña.

No se puede intentar abarcar en un post con el límite de la paciencia del lector todo lo que fueron aquellos años, pero tampoco es necesario. Cuando salga el sol se me volverán a ocurrir las tontunas de siempre.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Teruel existe más

Escucho unos cuartetos para flauta de Telemann que me acaba de regalar Eduardo. Aún no os he presentado a Eduardo; es un amigo que se caracteriza principalmente por poseer un coche en el que jamás se ha escuchado nada posterior a 1750, salvo un leve acceso de tos en diciembre de 2001.

Telemann me hace caer en la cuenta de que hace varios días que no os cuento esos chascarrillos que tanto regocijo os procuran. Voy a espolvorearos algunos relacionados con el mundo de televisivo, mientras llegan al rabillo de mi ojo izquierdo imágenes sueltas del telediario de Antena 3.

Cada día que pasa me doy más cuenta del ambiguo papel que desempeña Murcia en los telediarios, informativos o incluso noticiosos, llegado el caso. No aparece nombrada más que en la sección de sucesos, esa parte que compone el 99'6% por ciento del tiempo que dura el informativo, incluyendo los deportes y el parte meteorológico, y dejando a salvo el 0'4% de las cortinillas y en los títulos de crédito. Por ahora.

Antes de lo que nos esperemos,

Jefe de Redacción
Pedro Barceló (cuyo hijo menor ha fallecido recientemente por combustión espontánea tras ingerir néctar de piña no homologada)

Presentadora
Josefa O'Donnell (la presunta asesina del batiscafo, sorprendida mientras mantenía relaciones ilícitas con una fotografía de Ramón J. Sender)

En los sucesos deportivos sólo aparecemos cuando el Murcia C.F. sube a primera, acontecimiento que sólo se puede equiparar en regularidad a mis transmigraciones de espíritu.

¿Y el parte meteorológico? Es donde Murcia menos existe. Incluso con los veranos murcianos, en los que la temperatura mínima de cualquier día de agosto bastaría como para caldear todo el año la cosa oeste de Noruega. Es lo mismo. La provincia donde se han alcanzado máximos históricos siempre será Córdoba. O Sevilla. O las dos a la vez.

Incluso los encargados del parte meteorológico, que ahora tienen todos un desparpajo y una chispa que para sí los quisieran cualquier Oompa Loompa, suelen ubicar sus coxis sobre nuestra Región, no sea cosa de que se vea algo.

- ¡Nene! ¿Han dicho qué tiempo va a hacer?
- Pues no sé, mamá, espera, espera... me parece que nubes con sol.

Ahí los pronósticos arriesgan poco. Nubes con sol. Así también pronostico yo. Además fijaos en que ahora hay un simbolito nuevo de nubes con sol y una chispa de lluvia. Les falta uno donde además aparezcan copos de nieve y algún rayo, para acertar seguro.

Menos mal que todavía se mantiene el hermanamiento entre Murcia y la ciudad polaca de Lodz. Si no, a ver quién nos iba a conocer.

lunes, 1 de octubre de 2007

Mi coche


Obtuve el carnet de conducir a los veinte años. Aprobé el teórico a la primera y el práctico a la segunda, después de que me suspendieran la primera vez sin faltas graves, sin lesiones físicas ni psíquicas, sin más delito que "exceso de prudencia", según el examinador. Es verdad que no pasé a tercera ni una sola vez, y que cuando atisbaba con mis prismáticos que alguien tenía intención de cruzar el paso de cebra sobre el que casi estaba, paraba el coche cortésmente, pero eso hubiera debido ser motivo de galardón, no de vil suspenso.

La segunda vez, el examinador padecía una obesidad mórbida que intuyo le inducía episodios de narcolepsia, sin los cuales no me hubiera pasado un frenazo tras el cual mi profesor sufrió un aneurisma cerebral.

Cinco años más tarde, sin conducción intermedia, me compré el coche. Necesitaba ir al trabajo de alguna manera que no incluyese en el pack la sudoración compartida y el intercambio de vahos. Y con ese planteamiento previo encaminé mis pasos hacia un concesionario Volkswagen y me situé frente a un señor que me estuvo hablando de habanos, de viajes a Cuba y de dónde tenía que firmar exactamente para llevarme el Polo que en su opinión yo siempre había deseado.

La verdad es que ya va para el quinto año y no me ha dado problemas de importancia. Es más, podría afirmarse que se ha portado muy bien y que ha hecho todo lo posible por ganarse mi simpatía. No le niego el mérito, pero tendría que comprender que no me gusta conducir. Nuestra relación está basada en la necesidad recíproca. Él me necesita a mí y yo a él. Sin amor. ¿Conducción sin amor? Existe.

Hoy lo llevo a su primera revisión ITV. Creo que lo intuye, porque cuando lo he cogido esta mañana había dejado entre sus ruedas un charquito de líquido anticongelante. Tiene que comprender que es por su bien y, por tanto, también por el mío. No sé cómo saldrá del chequeo, pero espero que me dure, al menos, otros cinco años más.

Y que no se le ocurra reprocharme nunca que todas sus revoluciones por minuto eran fingidas.