jueves, 1 de noviembre de 2007

4107, la Defensora

.
Un código por semblanza. Una semblanza por amigo.

Ése podría ser el tagline de la película en la que acaben rodándose las aventuras de mis queridos compañeros de cercanías. Después de un tiempo de aplazamiento forzoso de mis reseñas biográficas, continuamos con 4107, la Defensora.

4107 nace en el seno de una familia compuesta por un director de instituto, una madre, un hermano pequeño y otro hermano más pequeño. Al verse en tal contexto, 4107 decide estudiar Derecho y Canto, pero descubre que semejante mezcolanza llega a perjudicarla cuando, durante un examen de Derecho Penal, confunde las circunstancias agravantes con la bellísima aria Senza mamma, Bimbo, tu sei morto, de la ópera "Suor Angelica" de Puccini, que interpreta entre grandes ovaciones de los asistentes. Como consecuencia, 4107 pasa de soprano diva a soprano corista, papel que compagina con inusitada maestría con su labor como (pro)celosa procesalista.

4107 trisca. Triscar, según la primera acepción tercero derecha del Diccionario de la RAE, significa "capitanear un grupo de boys scouts con los que se comparten nubes quemadas e historias de miedo en torno a una hoguera con pavesas controladas". 4107 nunca habla de su labor como Águila Imperial con sus jóvenes discípulos, por mucho que se lo supliquemos.

4107 sale con 4106, y todo apunta a que pronto harán algo más que salir. Es común verles en actitud retozante, saltarina y amartelada, mientras cuatro querubines de mejillas sonrosadas y dorados destellitos tocan dulces melodías a sus alrededores. Sin embargo, no todo es dulzura. 4107 tiene una nívea rival, una enemiga blanca, inocente y casta, que le disputa el amor de 4106: la Xbox 360. Mientras 4106, sin malicia ni soberbia ni avaricia, pasa una tarde al semestre con sus acólitos anónimos jugando a la consola, 4107 teje y desteje tramas para acabar alevosamente con su némesis eléctrica.

4107, en definitiva, es feliz con 4106, y 4106, en definitiva, es feliz con 4107. Y yo, en definitiva, humildemente desde este mi blog, su blog (de ellos), me pido la primera lectura y el salmo para el posible, próximo y feliz acontecimiento.

8 comentarios:

Nils dijo...

Esto me suena a la historia de la colonia 4711, originaria de la ciudad alemana y primera agua de colonia del mundo, pero aplicada a la vida moderna, mucho más tecnológica.

Dori dijo...

Que post tan bonito!!!!!!!!!!!! (mientras suspiro e imagino a Sawyer....)

Ángel dijo...

Bueno, en realidad estos posts forman parte de un proyecto que emprendí (lenguaje empresarial) hace unos meses, cuando me propuse hacer una breve semblanza autobiográfica de todos mis amigos, empezando con los del grupo Qtal!, a los que el propio Vodafone asigna un código. Cuando llegue a 4110, que es el último, seguiré con otros. Siempre me han gustado las biografías adulteradas.

Sé que es un género poco agradecido porque la mayoría de los que me soleis leer no conocéis a los homenajeados, pero no nos queda más remedio

Ojalá algún día os conozca a todos lo suficiente como para semblancearos :^)

emilcar dijo...

Hace ya algún tiempo que se decidió que tendrás mucho más de lo que pides :-)

Superflicka dijo...

¡Qué potito! Qué números más felices. (No como el 3245, que es un amargado y nunca ha superado que el 7699 le dejara por una letra).

Ángel dijo...

Emilcar, no era más que una bromita. Jo, no me hagas ordenarme sacerdote para casaros. Por favorrrr... ;^)

Superflicka, peor fue lo que me contaron de 5377, que dejó a 8339 por un asterisco. Ya me entiendes...

Anónimo dijo...

Echo de menos al final lo de:
"en la siguiente entrega, 4108..."

Ángel dijo...

Anónimo, autor procesando trabajo interno.