martes, 20 de noviembre de 2007

Hipócrates

Escúpale en la cara -agregó el anciano doctor a su enfermera-. Parece que el paciente no ha acabado de comprender el motivo de la intervención.

7 comentarios:

Superflicka dijo...

No te preocupes. Por lo menos ahora a) puedes volver a comer, b) conoces tu peso real sin comida pero con ropa, c) ¡tienes un vídeo en directo de lo más profundo de tu ser!

(Se me ocurre también otra respuesta, pero esa mejor la dejo para el privado... ¡o para el cara a cara! ^^)

Cvalda dijo...

Es un buen método xD

Ángel dijo...

He de aclarar que esta entrada pertenece al quesito "Arte y Literatura" y no a "Historia", con lo cual no tiene por qué ajustarse a la realidad...

/me silba

Antes había más relatitos así. Lo he ido dejando poco a poco, con cierta parsimonia.

Nepomuk dijo...

Venía a encenderte las orejas pero... me falta apoyo.

Deben ser las pantuflas nuevas.

Pablo dijo...

Mira qué majos: http://www.ccfvls.com/

Como no estás en el MSN, te lo pongo aquí, que ya sabes lo que me da enviártelo por e-correo.

¿El anciano era venerable?¿también hay de esos en la pública?

Fújur Dragón Blanco dijo...

uhmm... microrelatos sin contenido sexual... qué bonita modalidad.

Mi primera reacción ha sido buscar en los espacios en blanco los porqués.

Ángel dijo...

Nepomuk, serán... pero resultan mucho más cómodas que las anteriores. ¿O te refieres a las tuyas?

Pablo, ¿qué te da? ¿cosica? En la Sanidad Pública también hay ancianos venerables, ¿o no ves cómo le habla de usted a su enfermera?

Fújur, en los espacios en blanco de mis relatos sólo suele haber vacío, y no es productivo buscar los porqués en el vacío.