martes, 6 de noviembre de 2007

Storyboard desquiciado de primer día de Congreso


Punto cero, contextualización
: los que me conocéis, sabréis que de mí puede predicarse aquellos versos de que transcribo de memoria a falta de algo más físico:

"Tu dote es colosal, cual mi fortuna,
y es tan alta tu cuna,
es nuestra estirpe de tan alta rama,
que esto mandé grabar en mi torre de Porcuna:
la cuna de los Manso de Jarama,
a fuerza de ser alta, cual ninguna,
que más que cuna, diríase que es cama".

En efecto. Tengo clase y eso no puedo evitarlo. Lo que aún no sé es qué clase de clase es mi clase.

Punto primero, el desenlace: aparezco yo recostado con una rebeca, unos vaqueros y una camisa de rayicas en el hall de un hotel de cuatro estrellas, porque por lo visto la quinta consiste en tener wifi también dentro de las habitaciones. Mientras, pasan compañeros canonistas que recuerdan mi cara vagamente después de mi transformación, gracias a Dios.

Punto segundo, la introducción: en vez de ser conducido por mi choffeur hasta el epicentro de un hotel Belga, donde degustaría las gotitas de chocolate que resbalarían por mis hombros durante el masaje chocolaterapéutico que me estaría dando una atractiva mozalbeta de mofletes sonrosados, he tenido yo que ser el que haya dado con mis huesos y con mi triste Polo en el suprascripto hotel almeriense. Eso, después de una retención de casi media hora en autovía, de dos horas y pico de viaje y de una hora explorando las direcciones prohibidas más recónditas de Almería con mi triste Polo, intentando aparcar en algún sitio donde dejen aparcar a gente con los ojos inyectados en sangre.

Punto tercero, el nudo: el nudo lo tengo yo en la garganta después de echarme a las fauces unas verduras al horno que flotaban gráciles sobre un laguito de aceite que, como dije en un comentario anterior, ha sido obtenido a base de exprimir varios tubos de Nivea factor 30. Aquí no hay chocolate belga, ni mozalbetas belgas, ni nada. La cena ha estado interesante, eso sí. Con dos de los canonistas más famosos de este extraño universo para minorías.

Al menos mañana empieza el sarao, mi coche está aparcado (o eso creo; le di las llaves a un chico con chaqueta y corbata), y creo que nos van a llevar de visita turística.

Ya os seguiré informando. Y os colgaré un vídeo casero que he rodado en pleno atasco en la general que me ha quedado chulísimo.

------

Editado: aquí tenéis el vídeo prometido. El del atasco, con "I got you babe":




Y un mini vídeo extra. Nada mejor que Telemann para la A7. Mirad qué trocico más chulo (special thanks to Toni, el flautista):


12 comentarios:

Nils dijo...

precaución, amigo conductor, seminaristas peligrosos acuden a violetearte en cada curva con aveisas intenciones...

Ginebra dijo...

Patatas fritas (en mantequilla) con mahonesa y gofres: así sobreviví yo allí. Qué mala me pareció la comida.

Superflicka dijo...

¡¡Qué mal me caen los belgas!! ¡¡Pero qué mal!! En lugar de quatre-vingt-dix dicen nonante, ¿¿dónde se ha visto eso?? Y las mujeres belgas vienen a España a robarnos a nuestros hombres: ¡yo lo he vivido! ¡¡DOS veces!! ¬¬

Olalla Aleman dijo...

Estoy en completo desacuerdo con superflicka. Los belgas son una gente majísima. Yo sólo me junto con los flamencófonos y esos en vez de noventa dicen una cosa rarísima. Ahora, con Ginebra estoy de acuerdo: Qué mala es la comida... Ay! Excepto el chocolate y los mejillones. Ah, y últimamente hay un montón de sitios con comida biológica que, aunque repugnante, es sana.

Antonio Rentero dijo...

Pues a mi no he venido ninguna belga a levantarme con alevosía, premeditación, escalo, nocturnidad, agravante de cuadrilla o emboscamiento... vamos, es que ni mediando precio o recompensa... si es que ya no hacen belgas como las de antes...

Las letonas en cambio...

Bosco dijo...

A mi me define mas aquello de :
"Siempre fuistéis enigmático,
y epigramático y ático,
y gramático y simbólico,
y aunque resulte traumático,
sabed que a mi lo hiperbólico,
no me parece simpático"

En cualquier caso, en los congresos se dan muchos casos de belgas despistados que acaban, nadie sabe a ciencia cierta como ,ahítos de Mahou en los coffe-break....

Ángel dijo...

Sigo de Congreso, así que no puedo detenerme demasiado en vuestros comentarios. Sólo agradecéroslos a la vez que recordaros que estoy en Almería y no en Bélgica.

Y que aquí toda la comida se compone de ácido clorhídrico, o ese es el efecto que causa en mi estómago.

José Ángel (Josito, si te conozco) dijo...

Bonito cambio de look

Hugo dijo...

Sí, ssí, mucho congreso pero bien que has cambiado la imagen del blog eh??? Muy fuerte me parece.

Ángel dijo...

Todo tiene su explicación, excepto esto, que pasaré a explicaros en mi siguiente post.

gyergar dijo...

¿Nadie te ha dicho que es peligroso conducir y escuchar música de Monkey Island al mismo tiempo (la de Talemann XD)

Ángel dijo...

Telemann, Monkey Island... Suerte tienes de que no tenga intención de viajar a Valencia para darte lo que te mereces, Guillermito.