lunes, 26 de noviembre de 2007

Polifonía infantil para niños mayores de veinticinco años

De diez a dos.

De cuatro a ocho.

De diez a dos.

Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho, y ocho, dieciséis.

Dieciséis. Dieciséis horas de un solo fin de semana ensayando polifonía a toda mecha con Ars Mvsica. Los conciertos de Navidad se acercan y el juicio del público es inminente, como tiene grabado Emilio en un visillo del despacho que Rocío tejió para él (premio para el que acierte la película).

Aquí observamos algunos momentos especialmente significativos, aunque aún no sepamos de qué:

(Emilio sonríe con su habitual sonrisa de los ensayos intensivos)


(Emilio dirige con su habitual brazo de los ensayos intensivos)


(sección de la sección masculina)


(sección de la sección femenina)

Como se puede apreciar por la tonalidad de las fotos, abunda el espíritu de compromiso y el amor incondicional por la música antigua.

Pero no todo fueron acordes y desacuerdos. También hubo un momento mágico para volver a la infancia. Yo me había llevado la mañana del sábado mi clásica empanadilla de los ensayos, envuelta en el clásico papel albal de los ensayos. Cuando me comí la empanadilla hice una bolita con el papel albal y se la tiré a Andrés, que, sin saber por qué, gritó "a".

Quince minutos después, la gente que pasaba junto a la parroquia de San Miguel contemplaba la siguiente escena:



Y si no hubiera sido porque teníamos hambre, habríamos empezado con la mosca, o el pulso gitano, o la peonza, o las canicas, o el pulso chino, o el cubalibre, o el pillao...

10 comentarios:

Nils dijo...

Mira qué coro más bien avenido. Así da gusto!

Antonio Rentero dijo...

Unos hombres y mujeres hechos y derechos como ustedes... que vergüenza... y en la vía pública!!!

Ah, si don Práxedes Mateo Sagasta levantáse la cabeza...

Cvalda dijo...

Parece mentira...¡y con una bola de papel albal! Esto se lo cuento yo a la poli para que te pare más a menudo, porque no teneis vergüenza xP

Ángel dijo...

Nils, pues la verdad es que sí. Es como una familia, pero a varias voces.

Antonio, si por algo se caracterizaba don Práxedes Mateo Sagasta, aparte de por sus pobladas cejas, era por sus divertidísimas sesiones de uno equis dos a la salida de Cortes con don Segismundo Moret y don Manuel García Prieto. Don José Canalejas prefería el mate, mucho más acorde con su línea política.

Cvalda, ... ni la hemos conocido jamás. Otro día contaré nuestra in-ex-cursión a Aqualandia. Madre mía, cuando llegue ese "otro día" voy a tener miles de cosas que contar, qué agobio...

chexpirit dijo...

Yo soy más de Iron Maiden XD

Ángel dijo...

Chexpi, aún no has venido a ninguno de mis conciertos del día 21 de diciembre.

Superflicka dijo...

¡Qué felices parecéis! Aunque la que dice la segunda E desafina un poco. La nomino.

Bosco dijo...

Despiertas en mi recuerdos olvidados, siempre quise ser barítono del Orfeón Donostiarra ( fracción trosko-maoista)

Antonio Rentero dijo...

Hombre, yo creo que al mate le daría más don Ernesto Guevara de la Serna... así acabó, el hombre... hecho un poster.

Bastet dijo...

qué arte!!yo también jugaba a ese juego pero nosotros en vez de las vocales decíamos: unooo....ekis........DOS!!!
Aunque la bola de papel albal con sus miguitas de empanada me doy cuenta de que no cambia ..jejej....