sábado, 14 de julio de 2007

A más ver

Queridos, queridas, querid@s, querid%s:

Mañana por la mañana me voy a la playa. Hasta septiembre no me veréis el pelo, o casi mejor, no me veréis las entradas, porque hablo de un blog y porque mi alopecia es rampante. Como en los viejos tiempos, mes y medio de vacaciones pagadas.

Como ya os dije cuando erais pequeños, en la playa no tengo internez. Bueno, ni internez ni casi cobertura vodafone-qué-hermosa-eres, ni Xbox 360, ni televisión digital terrestre ni telecinco, que se me ve con rayicas. A cambio, tengo agua dulce, agua salá, agua hiperclorada, una inmensa pila de libros que quiero leerme, un iPod cargado de toda la música que he recolectado este año y una tesis doctoral que quiere ser terminada en septiembre.

No negaré que no puedo evitar no echaros de menos. Para los que no entiendan esa frase, entre los que me incluyo, aclararé que os echaré de menos, a vosotros y a vuestros blogs pizpiretos y saltarines. Sé que cuando llegue con mi portátil a la playa, intente detectar redes inalámbricas disponibles para saciar mi apetito voraz de herzios ajenos, y constate que naranjas de la China, respiraré aliviado, porque en el fondo es lo que quiero: ver mi Toshiba convertido en una adorable y vetusta máquina de escribir.

Con todo, haré un par de incursiones en la capital murciana: para la primera boda civil de mi vida humana y para el segundo sello del paro de mi vida laboral. Seguramente os deyecte alguna entrada superficial y veraniega en la que os hable de que no me gustan las medusas, y de que la arena me pica y de que no me pongo moreno pero me despellejo con una facilidad que para sí la quisiera muchísimos reptiles.

Hoy, a modo de despedida, voy a pasar la tarde con mi cabeza, tronco y extremidades en casa de emilcar jugando a la consola hasta que se me distrofien las escleróticas. Creo que es la mejor manera de dejar un curso académico en el cual nada ha resultado ser lo que parecía.

Quedaos tranquilos. Normalmente me baño en el Mar Menor rodeado de ancianos venerables y sin olas ni medusas, así que las probabilidades de que siga vivo en septiembre son altas. Portaos bien en mi ausencia y no entréis en la habitación prohibida del abuelo.

Os prefiere,
Ángel.

7 comentarios:

filomela dijo...

Cuidadín con los arroces que luego, al fraguar, pueden ser mortales.
No dices nada sobre mantener el gran nivel adquirido en esgrima. Podrías llevarte a alguno de tus compañeros de "armas" y elevar aún más, si cabe, vuestro grandísimo nivel.
Gracias por cambiar los colores de nuevo, los ancianos te lo agradecemos.

taun dijo...

Pásatelo bien ángel. Echaremos de menos tus entradas, las mas graciosas de la blogosfera.

Filomela, que bien verte por aquí. ¿Ya estás en Atenas? ¿qué tal en Roma? Detalles.

Tamaruca dijo...

Oh... Una lagrimilla hiperclorada se desliza por mis sonrosadas (que no morenas) mejillas...

Le echaré de menos. A usted y a su pizpireto blog, no lo dude ;)

Ángel dijo...

Filomela, me llevaré a compañeros de almas, para elevar, más aún, mi grandísimo nivel.

Taun, volveré cargado de chascarrillos que dosificaré durante todo el curso que viene.

Tamaruca, ya verá como antes de que se dé cuenta aún no he vuelto. Cuidese esas lágrimas, no vayamos a tener un disgusto.

Francis dijo...

A pasarlo bien, hombre. Ya nos veremos un año de estos.

Antonio Rentero dijo...

Y yo que no me voy de vacaciones hasta septiembre... que verano más largo me espera sin tus ya habituales entradas... las entradas del blog, me refiero, no las capilares, que eso es harina de otro costal, vamos, casi cabello de ángel... que bonico me ha quedado al final ¿no?

Un abrazo fuerte, aunque no por ello menos viril, y como te han dicho, ojo con el arroz veraniego-playero, que cuando fragua eso no hay sangría que lo remueva.

kikorb dijo...

Lástima. Una de las cosas que más descansan es entrar a leer tu blog. Intenta pasar las mejores vacaciones del mundo y disfruta. Y si no hay medusas no creo que incluyas lo de que te han picado las medusas en tu artículo veraniego... ¿o sí?

DEWWW !!!