viernes, 1 de junio de 2007

Vivan las caenas

Me piden que escriba las cinco primeras frases del segundo párrafo de la página 139 del libro que esté leyendo y que pase el testigo a otras tres personas en lo que parece ser una cadena bloguera y literaria, y yo que no me sé negar a este tipo de peticiones, transcribo a continuación el siguiente fragmento:

"Aunque no soy vengativo -concluye Paranoico-, siento una alegría infinita al ver que, desde que le dieron el Premio Nobel, lleva ya catorce doctorados honoris causa y aún le esperan muchos más. Eso le tiene tan ocupado que ya no escribe nada, ha renunciado a la literatura, se ha vuelto un ágrafo. Me satisface mucho ver que, al menos, se ha hecho justicia y han sabido castigarle..."

Enrique Vila-Matas, "Bartleby y compañía", Anagrama, 1ª ed., Barcelona, 2000.

Y paso el testigo a Agus, Francis y Jose.

3 comentarios:

Francis dijo...

Eres malvado... pero por lo menos te acuerdas del menda.

Ángel dijo...

Eres malvado... la duda ofende.

;-)

Agus dijo...

Caray.