lunes, 17 de septiembre de 2007

Ex-trenos

Según las últimas encuestas, os voy a escribir sobre las dos últimas producciones cinematográficas (a.k.a. películas) que he visto (a.k.a. visionado) en el cine (a.k.a. cine):

- La jungla 4.0: siguiendo los dictados de mi corazón y de otra de mis inveteradas costumbres, la de ver cine de vez en cuando rodeado de amigos masculinos para poder así reencontrarnos con nuestra identidad, fuimos a ver la nueva de McClane. Como he escrito en mi reseña habitual de la revista "Tiempo", es sin duda la peor de la saga. Sobra la hija, sobra el secundario maquero de las bromitas y falta McClane. Quizá hayan querido dar un giro al guión para acercarlo un poco al público esloveno, pero aquí se añora más Bruce Willis, más chistes de Bruce Willis y más explosiones causadas por Bruce Willis.

- Hairspray: ayer, un grupo de asalto de la resistencia de Botswana me colocó una bolsa sobre la cabeza, me golpeó y aparecí atado y amordazado en una sala en la que se proyectaba una película cuyo máximo atractivo radica en que John Travolta aparece vestido de mujer ternesca. El resto es ausencia de guión, canciones, canciones, más canciones, gomina y una niña que quiere cantar y por desgracia nadie se lo impide. De hecho, no hace más que cantar y bailar envuelta en laca y frenesí. Travolta no lo hace mal, y hay una secuencia divertida en forma de dúo entre él y Christopher Walken. Aprovecho para reinvindicar "Grease", "Tootsie" y "La Señora Doubtfire".

¡Mira, hija mía, creo que va a cantar alguien!

8 comentarios:

Nils dijo...

Pues yo he visto hoy "Casate conmigo"... me da a mí que aunque te secuestre un comando checheno que te confunda con Putin aún así te escapas del cine antes de la mitad de la peli... sólo la podemos soportar los que nos gustan las cosas malas pastelosas y el supersexy y tremendo Jason Biggs.

Ángel dijo...

No creas, las buenas películas pastelosas me gustan como a cualquier hijo de vecino al que le gusten las buenas películas pastelosas.

Por ejemplo, "Love actually".

Un dos tres, responda otra vez.

emilcar dijo...

Yo no estoy para nada de acuerdo con lo de La Jungla 4.0. La frase de la hija de "sólo quedan 5" me parece sublime y muy McClane. Puede que el chico Mac esté un poco flojo pero lo prefiero al sobreactuado "negro cabreado" de Samuel L. Jackson.

Para mí es mejor que la tercera aunque no mejor que la denostada segunda; en cualquier caso me parece el colofón perfecto para la saga y estoy deseando que se una a sus hermanas en mi estantería de DVDs.

Ángel dijo...

Yo añoré a Carl Winslow e incluso al irascible Samuel L. Jackson como partenaires, y desde luego, a alguien de la talla de Alan Rickman como villano.

José Miguel dijo...

¿Chico Mac? Si piensas convertirte en un hacker interestelar desde un Mac vas listo...

micropersona dijo...

Aquí y ahora reivindico más microrrelatos. Hágase mi voluntad. ¿Por favor?

Ángel dijo...

Hecho, microser.

Antonio Rentero dijo...

"Love actually" está de puta madre y está repleta de frases geniales como la del niño, la de "está bien, dejemos que el amor nos cosa a leches". Eso para empezar.

Seguimos con que la 4.0 me parece mejor que la 2 aunque NUNCA mejor que la 3, para mí LA MEJOR DE TODA LA SAGA (he dicho).

La niña da un cambio demasiado radical, pero bueno, está claro que los genes McLane son así de imprevisibles y tocapelotas.

Momentos memorables: cuando están "negociando" por el walki y el malo ya no puede más, cierra los ojos y le pasa el walki a la hija, totalmente superado, mientras dice "cógelo tú, yo no puedo hablar con este tío" :-D

Tb es magnífico cuando Kevin Smith le dice "¿eres fan de Feet?" y le responde "No, yo soy más de Star Wars", pero donde se sale es cuando trata de echarles y dice "fuera, estáis en mi casa" y McLane sin inmutarse replica "pues o me dices lo que necesito saber o te inflo a hostias en tu propia casa". Sublime.

La CUMBRE TOTAL es cuando el saltimbanqui espídico baja al túnel en busca de McLane y se pone a saltar por las plataformas como un cruce entre un Yamakasi, Jackie Chan y un mono de feria con el culo untado en guindilla, mientras Willis pega tiros incapaz de acertarle. La frase que al contarme la escena usó mi gran amigo Ramón Monedero es mucho mejor que la original de la peli: "estáte quieto, coño, que pareces una puta comadreja".

ESO es McLane, macarrismo chuleta y resignado, hiperduro y con recursos ("te has cargado un helicóptero con el coche" / "es que no me quedaban balas").

Yo quiero más...