viernes, 21 de septiembre de 2007

Ars insana in corpore insano

Escribo esta mañana con cierto dolor corporal insoportable causado por golpe de espada ajena en diversos tejidos y masas óseas. Recordaréis al Zurdo del Averno porque es zurdo, proviene del averno, hace esgrima desde los ocho años y os he escrito sobre él en otras ocasiones. Pues además sabed que es taimado y vengativo. Ayer le agujereé los costados en nuestro primer asalto del curso académico y me pagó semejante ejercicio de humildad inducida con unos golpes prohibidos en el Condado de Hampshire.

Y qué mejor que una buena noche de performances en el CENDEAC después de una sesión así. Me acompañaron Chexpirit y Siner, cuyos nombres reales no serán mostrados aquí, por respeto a la intimidad, sino aquí, un poco más adelante: Luis y Fran. Sabía que no podían decirme que no, por lo que les gusta el geekerío y la tontuna, dos de los motivos más frecuentemente aducidos ante los tribunales y ante los que no son tan tribunales.

De las cuatro performances me quedé con la conferencia sobre la Cultura que pronunciaron Los Torreznos. Os dejo aquí un fragmento sin desperdicio, es decir, con perdicio.



Mientras tanto, en el vestíbulo, Rafael Suárez nos ofrecía "Cómo sembrar patatas a destiempo en Alemania", con resultados diversos.

(Sí, son patatas fritas con forma de letras. Letras mayúsculas, eso sí)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

... Bellaco, astuto, disimulado y pronto en advertirlo todo, inclinado o determinado a tomar venganza de cualquier agravio, malo, pícaro, ruin, astuto, sagaz... Demasiados adjetivos para calificar a vuestro, en este lance, adversario. Recordad que vuestros aceros camínan juntos en la noble vía de las armas. Fueron los avatáres del asalto los que inclinában el fiel de la balanza que fija el destino de un asalto hacia la gloria del triunfo o la gloria de la derrota. Pues es grande el que en la derrota saborea la gloria del siguiente envite.
Saludos.

Bosco dijo...

Si es que las carga el diablo.... ( las espadas, no las patatas).
En cualquier caso lo mas recomendable para esos dolores es convencer a esa muchacha ( si , esa) de la función terapeútica de lamer las heridas ( pon astútamente el ejemplo de los gatos ) . Luego haz caras de lástima y di que tu no llegas o todos los sitios.... Igual te induce un dolor superior de un trompazo , o igual es una chicquilla que se desvive por los demás.... la vida es riesgo, amigo.

taun dijo...

Veo que los Torreznos ya han llegado a Murcia. Me alegra verlos en su entorno, sentaditos en la silla de castigo de la escuela como dos gitanos de rumba.

La última vez que los ví, en la fiesta española de la Bienal de Venecia, salieron desde un balcón de un segundo piso, y con gran pericia al evitar los resbalones y la caida al infecto canal realizaron su famosa Noche Electoral ante propios y extraños; los unos que por extranjeros preguntaban, diccionario en mano, por el termino torrezno, y los otros que perplejos se admiraban de la representación española en la Bienal.

Sabía que te gustarían y sabías a lo que venías al enfrentarte al zurdo del averno.

Ángel dijo...

Anónimo, no intentes ocultar tu identidad mediante la vieja táctica de la colocación aleatoria de tildes. Los avátares del destino te harán morder el polvo que llevo acumulado en el guante para cuando llegue el momento.

Bosco, pues si la vida es riesgo, los riesgos riesgos son. Como el himno... de Riesgo, claro.

Taun, fue impresionante. Pero lo que realmente espero de ti, aparte de que algún día me pases la grabación de aquella obra de teatro que hicisteis hace ya casi un año, es que seas tú el sujeto activo de una buena performance. Y cuando digo buena, me refiero naturalmente a protagonizada por mí.

Susana Zamora dijo...

Hola ya se que no viene muy al caso peor ¿Donde conseguiste esas patatas? es que necesito unas patatas con forma de letra para un trabajo y si no las encuentro me toca a mi cortarlas :(

gracias sadakiss@gmail.com

Ángel dijo...

Pues ni idea, la verdad. Era un aparatito que llevaba el propio artista, pero vamos... la pinta era de poder adquirirse en cualquier tienda de objetos para el hogar.