miércoles, 17 de enero de 2007

¡Chanante!

Descubro hoy que mi maestro de esgrima es gran fan de La hora chanante.

Ayer, Ginger me recordaba mi parecido con "el profesor enrollao". ¿Coincidencia? ¿Destino? ¿Azar? ¿Azahar? Yo creo que sí. Para celebrarlo, os infrascribo el que muchos consideran mejor testimonio(1) del programa, el de Anatoli Karpov:

(1) Sección de La hora chanante consistente en apuntes en primera persona sobre la vida de personajes ochenteros. Siempre el mismo actor, Joaquín Reyes; siempre caracterizado físicamente como el testimoniante; y siempre con la misma voz y acento de Albacete.

Dedicado al gran Peñafilador, por no leer este blog.

5 comentarios:

Greg House dijo...

JAJAJA. Muy bueno este Joaquín. Cómo se nota el humor manchego cerrado. Hay uno de Ernesto Sevilla que se llama "El arte, ese mundo de sinvergüenzas", que de seguro tuvo algo que ver con sus estudios de Bellas Artes en Cuenca...Que siga Joaquín haciendo reir al personal. Y tú, Angel, que sigas con tan buen gusto para todo.

Ángel dijo...

Si empezara a hablar de La hora chanante, como bien sabes, podría tirarme horas, días e incluso horas.

¡Gracias, Greg!

El gran Peñafilador dijo...

Hmmm
No podía ser otra entrada la que utilizase para informarte de que HOY 2 de febrero, día de la Candelaria, descubro atónito la existencia de este blog. Tú sigue con la maldita manía de escribirme los correos a hotmail, que ya verás cuántos blog tuyos leo...

El mismo de antes dijo...

Por cierto, qué grande Karpov.
Venga, traedme la berenjena!

Ángel dijo...

Si algún día me dieras tu correo oculto, Gran Peñafilador, todos seríamos mucho más felices. Pero no.

En tu afán de peñafilar a cuanto animal, vegetal o mineral se te ponga por delante, siempre te olvidas de lo importante.