jueves, 8 de abril de 2010

Desbando de la huerta

En Murcia, el martes de Pascua se celebra de una forma bastante particular. Lo que debiera ser ascética y contenida alegría tras los rigores de la Semana Santa se convierte en impropio descoque y desafuero en el Bando de la Huerta, festividad consistente en ataviarse de huertano posmoderno, salir a la calle bien temprano e involucionar hasta un estado que sólo se puede alcanzar previo despojo de la humanidad intrínseca y metamorfoseo con cualquier hidrocarburo saturado.

Como uno tiene en alta estima su dignidad y no gusta de baño de multitudes a no ser que por tal se entienda el rupestre balneario o el spa urbanizable, huí este año hacia la montaña liberadora junto con un nutrido grupo de amigos igualmente nutridos. El Valle de Ricote se engalanó para la ocasión y nos recibió con unos senderos transitables, unos bancos hechos a la medida de nuestras egregias nalgas para reposar y comer salchichones y frutos secos, y un tiempo atmosférico que califico aquí mismo de óptimo.

Finalmente logramos hacer casi dos rutas completas, y pasamos un día estupendo y casi sin bichos. Hay un montón de fotos, pero las tengo por ahí desparramadas. En ellas se aprecia que Ángel, al que tomasteis como un urbanita irredento, es capaz de triscar tanto o más que cualquiera de vosotros. Ahí queda eso.

12 comentarios:

Garibaldi dijo...

Pero... si la Semana Santa ya habia terminado! De que hablas? Es mas, DE QUE HABLA ESTE POST???

Ángel dijo...

No le hagan caso a Garibaldi, que está sobreactuado. Ahora le doy el remedio.

Wunderkammer dijo...

¿Un día optimo? Lo digo por lo de la metereología que por lo demás suena de lo más óptimo...

AdMiles dijo...

De su fina y elegante prosa viene a deducirse que la murciana festividad consiste en lo que el vulgo suele denominar emborracharse como perros, o beber hasta perder el conocimiento.

O sea que esto viene siendo como un reflejo del carnaval al otro lado de la cuaresma. No me parecería mal siempre que el personal hubiera sufrido una rigurosa cuaresma, pero... ¿Ayuno y abstinencia?

Ángel dijo...

Wunderkramer, nubes sin sol y fresquito agradable. ¿Puede pedirse más? Un arco iris me parece excesivo.

AdMiles,Unos compensan marcha con más marcha. Otros compensan ayuno y abstinencia con marcha. Yo compenso ayuno y abstinencia con ayuno y abstinencia.

ace76 dijo...

¿Montañas? Perdona, pero en Murcia no hay montañas, hay pequeñas colinas... :-P

Fotos, fotos, fotos!

Chelo dijo...

un arco iris nunca es excesivo ;-)

Garrincha dijo...

Lo que no logro entender es como se las arreglo para salir de marcha (broma fácil descartada)por los escarpados senderos con su corbatin, su rebeca, la pipa, la capa y todo eso, sin que se le arruinara el atuendo.

Lo de comer y beber lo comprendo, los hobbits os poneis las botas con la hidromiel y los jabalises.

Ángel dijo...

Ace, tendrás tus fotos, pero comprende que este no es el momento ni el lugar adecuado. Demasiada privacidad.

Chelo, hombre, no sé, me dio apuro.

Garrincha, me conoce bien. Se aprecia que hemos crecido juntos. Todos los aderezos los llevé bien sujetos con grapas para que no se desprendieran de su lugar de origen.

Alejandra dijo...

A mí me jode este post cuando ya llevo toda la semana trabajando. Que digo yo que qué es esto de tanta vacación, tanta montaña y tanto arco iris. A currar, ya, digo yo.

J.A.C. dijo...

estado que sólo se puede alcanzar previo despojo de la humanidad intrínseca y metamorfoseo con cualquier hidrocarburo saturado.

No me sea tan delicado, señor, que no hace falta refresco alguno para acompañar el vino de la tierra.

Ya en serio: por todo cuanto comentas en el primer párrafo, el bando de la huerta (yo) lo paso en la huerta. No se puede imaginar usted lo bien que se degustan unas habas recién arrancadas de la mata y los productos de la matanza del invierno, todo ello regado con vino de Bullas, Jumilla, Yecla y Ricote. Sentados bajo la parra y a la vera del río.

Eso sí es bando de la Huerta. Lo otro es un engendro comercial que sólo sirve para saturar las urgencias del Morales Meseguer (pobres residentes de guardia...), destrozar jardines y parques y apestar las calles de Murcia.

Eso sí, como macrobotelleo no tiene rival, of course: 115 intoxicaciones etílicas atendidas por el 112 (ni un tercio del total).

saludos ;)

Ángel dijo...

Alejandra, ustedes, en su país, tienen la semana de la nieve y la conmemoración del nacimiento de la primavera. Nosotros, en la huerta, tenemos estos días de esparcimiento y la mayoría los tenemos que emplear recogiendo berzas.

J.A.C.M.D., estoy muy tentado de hacer uno sobre el Entierro de la Sardina, pero no, no estaría bien.