sábado, 26 de mayo de 2007

Drunken Sword

Había quedado a las siete y media de la tarde con Miguel Ángel para tirar un rato con la espada y estocarnos hasta que se pusiera el sol. Era un plan atractivo, entre otras cosas porque llevo ya un mes sin tocar la espada. Y además yo lo necesitaba, que estoy pasando unos días de no parar, de noticias de todo tipo, de ingresos hospitalarios ajenos no muy graves y excitación diversa. Para más simbolismo, en pleno día del orgullo friki, lo cual tintaba el encuentro de poesía y metáfora, máxime cuando a falta de pistas oficiales buena es la vía semipública.

A eso de las ocho menos poco me llama Miguel Ángel y habla despacito y convirtiendo en líquidas todas sus eses. Me comenta que llega en taxi porque está totalmente ebrio tras la ingesta de tres copas de vino blanco y una botella de cava en una celebración de nosequé. Pues claro, con mis nervios me da la risa floja. Porque es que además habla muy despacito y eso me hace mucha gracia. Dice muy serio que es el "día in-ter-na-cio-nalll del orgu-llo fri-ki". Dios nos ampare.

Llega el taxi y se baja. Ríe y se le cae la mochila. La recoge y se le cae la chaqueta. A todo esto, yo sigo con la adrenalina en la ionosfera y dando graciosos brinquitos bajo pretexto de calentar. Le pago un café mientras me habla de las vueltas que da la vida en general y la habitación en particular, e intento disuadirle del plan. Nada, hay que hacer esgrima. Tiene la cara de color verde pero parece animado. Un dibujo animado.

Se toma el café, se reanima y se cambia mientras sigue contándome todo el alcohol que lleva en el cuerpo. Me imagino a la taxista cuando le ha dicho que pare un momentito en la puerta de su casa para subir a por la espada. Una santa. Nos entrajetamos y salimos al aire libre. En ese momento percibo cierto extraño hedor proviniente de su níveo traje de esgrima.

... Y hasta aquí puedo escribir.

Ha sido el propio Miguel Ángel quien me ha pedido que no omita este deplorable episodio de su vida. Yo sigo aquí, sin sueño, tras haber estado tirando contra un beodo. Si quiere matizar o continuar la historia, le alquilo tres comentarios.

11 comentarios:

mahn dijo...

Tomo prestado uno. Acabo de llegar a casa y todavía me mantengo en pie, aunque no mucho más. Hay un señor con una máquina que hace ruido en mi cerebro, pero aun así puedo escribir, aunque no puede decir nada y lo que diga lo diga despacito. Ciertamente ha sido un episodio para olvidar, aunque también en cierto modo ha sido heróico. Coger la espada en esas condiciones es un acto de valentía. Y ponerse delante de mí, otro. Nadie ha salido herido, al menos no demasiado. Mañana más calmado escribiré algo con sentido

Carlos dijo...

Me parece muy buen artículo y bien expresado. Tal vez te interese Estrategia y mente, libro virtual:

http://www.personal.able.es/cm.perez/estrategiaymenteres.pdf

Contiene temas tan interesantes como: El Arte de la Guerra (Sun Tzu y Sun Bin), Musashi, Mao Tse Tung, Gengis Khan, Samuráis, Ninjas, Atila, Guerra sin Reglas, El Príncipe y Del Arte de la Guerra (Maquiavelo), Clausewitz, Napoleón, Baltasar Gracián, Los Combatientes Bárbaros, Fouché, Grafología, PNL, Lavado de Cerebro, Lenguaje del Cuerpo, Poder Mental, Liderazgo, Persuasión, Negociación, Cómo ganar amigos e influir en las personas, Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, La Vía del Genio, Napoleón Hill, Negociar sin ceder, La estupidez humana, Ocho formas de ser listo, Trucos de seducción y sexo y mucho mas...

Mas sobre estos temas en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Arwen dijo...

¿En serio hacéis espada? (no sé qué expresión más correcta usar). Pues mola mogollón, ya quisiera yo... Pero sobria, ¿eh?

Ángel dijo...

Sí, hacemos espada. La verdad es que yo hubiera preferido el florete, que va mucho más con mi estilo afrancesado. Tenía ya a mi abuela bordándome las iniciales en un pañuelo blanco para llevar en la mano izquierda... qué se le va a hacer.

Anímate con la esgrima. Pero ojo, vicia muuuucho.

suntzu dijo...

Bueno, mejor la esgrima que otra cosa. ¿Lleváis muchos años practicando? Me parece de lo más interesante.

Saludos

Arwen dijo...

Que va, que va, yo paso del esgrima, yo quiero espada a lo radical, eso sí, hecha a medida para poder cogerla. Me acabáis de descubrir todo un mundo, a ver si encuentro algún sitio dónde me enseñen.

Ángel dijo...

Suntzu, este es nuestro primer año, y lo que empezó siendo un hobby más se ha convertido en el único deporte que he practicado en serio en tooooda mi vida.

Arwen, si lo que quieres son espadazos de verdad, hay unos señores frikis que enseñan esgrima antigua en casi todas las capitales de provincia. Naturalmente, es una disciplina que sólo vale para romperte manos y hacer el bestia. De hecho, no conozco a ninguna dama que la practique... Sigo recomendándote la olímpica.

Antonio Rentero dijo...

Claro que era el Día del Orgullo Friki... como que era el 25 de Mayo, este 2007 además TREINTA ANIVERSARIO del estrenod e La Guerra de las Galaxias (y servidor se acuerda de haber asistido al estreno... qué mayores que somos).

COn ese precedente lo raro es que no hayáis terminado alguno cortándoos la mano, que es una cosa muy de Star Wars.

taun dijo...

Yo quiero saber el resto del combate.

Ángel dijo...

Taun, me temo que eso es misión para... ¡Miguel Ángel Nakamura!

Seis capítulos de Heroes seguidos, ¡seis!

José Ángel (Josito, si te conozco) dijo...

Yo tuve la oportunidad de sentarme al lado de Miguel Ángel en la cena de la sala de esgrima el sábado, y me contó de primera mano lo ocurrido y como fue el combate.
Yo si he tenido la oportunidad de hacer florete durante dos años, y...digamos que es muy distinto. La espada es más táctica, hay que esperar el momento, no precipitarse (valen los tocados simultáneos). En el florete tienes que ser muy rápido y conseguir la iniciativa. Lo que hace que sea un arma más ofensiva, más rápida. Ay..cuanto he echado de menos al florete este año. Pero creo que empiezo a convertirme en un espadista de buen nivel dentro de la sala (fuera ya habría que hablarlo).