jueves, 21 de octubre de 2010

Cortesía del telefonillo

Haced el siguiente experimento: acudid a la hora de la siesta al portal de un edificio de doce pisos y llamad a uno al azar. Cuando se ponga el inquilino, preguntad por Enrique y decid que es amigo vuestro y que os gustaría saber dónde vive. Repetidlo cien veces, o mil, para tener una muestra de base suficientemente amplia y generosa. Quisiera, antes de cambiar de párrafo, insistir en lo de la hora de la siesta.

Ayer probé yo. El anciano que me respondió me dijo que no sabía exactamente dónde vivía Enrique, pero que creía que en otra escalera; que esperara un segundo, que iba a preguntarlo a su nuera; que la nuera tampoco sabía dónde vivía, pero que le parecía que en la letra A; que el portero llegaba a las cinco; que le sabía mal no poder ayudarme más; y que si necesitaba algo más no dudara en preguntarle.

Necesito, cuanto antes, los resultados de vuestros experimentos. Si ahora se lleva la bondad humana no quisiera ser el último en enterarme.

7 comentarios:

Alvaro dijo...

Hace un rato lei el post.

Estoy en casa, por esta zona no hay estructura alguna de doce pisos, asi que fui hasta el edificio de propiedades verticales mas cercano, que tiene solo 4 pisos.Eran las 1 de la madrugada. Toqué en el portero eléctrico el número 8 (el último) y pregunté por Enrique, de parte de un amigo. Me contestó un caballero de entre 25 y 30 años, creería yo por la voz, quien me respondió que Enrique se estaba duchando, que si quería pasar yo a esperarlo, ante lo cual yo procedí, irracionalmente, dándome a la fuga.

No propongas esos experimentos, pueden ser peligrosos. Algunos de tus seguidores te obedecemos al pie de la letra.

Dori dijo...

No. En mi edificio la bondad humana te puedo asegurar que no se lleva.
La última vez viejecita que me dio el follón al interfono tras preguntarme por Doña María Dolores y yo decirle que no vive ahí me soltó; - ¿está usted segura? Me han asegurado que este es su piso.
Tras lo cual pregunté a mi madre si seguimos secuestrando señoras pero me confirmó que lo habíamos dejado

Ángel dijo...

Álvaro, si hubieras dicho "de parte de Ángel" ahora podrías obedecerme al pie de la letra.

Dori, pero tú eres la maldad humana reencarnada, no cuentas.

Marial dijo...

Yo sólo puedo aportar información desde el bando de los que contestan a las llamadas, y tengo que decir que me ponen bastante dificil expresar mi bondad humana.

Porque si un día coges el teléfono y una señora te dice "¿Carmen?", y tú contestas "lo siento, se ha equivocado". Y la señora en cuestión vuelve a la carga: "¿pero tú quién eres y qué haces en mi casa?"

...En ese momento toda tu bondad humana desaparece para contestar:¡¿pues qué voy a hacer?! ¡robar los electrodomésticos!

Ángel dijo...

Marial, pero es que a quién se le ocurre... robar electrodomésticos...

Alejandra dijo...

No lo voy a hacer porque me entra la risa. Pero esto es para avisar a las autoridades. Eso de esperar bondad a la una de la madrugada y andar molestando ancianitos indefensos (que suelen guardar armas en el baúl de cuando eran coronoles, como poco) está muy feo, señor Ángel. Por cierto, me he ido un rato de aquí y ha puesto usted el blog que se pueden comer sopas en él.

Ángel dijo...

Alejandra, si come usted sopas en mi blog, asegúrese de que son de sémola o argamasa, que las otras dejan olor.