lunes, 27 de diciembre de 2010

Primeros pasos para desconfigurar una civilización

Muchos me habéis manifestado, de forma más o menos implícita, vuestro deseo de alterar gravemente la civilización occidental o cualquier otra a vuestro alcance. Os entristece, empero, no saber cómo contribuir a tan magna empresa. A vosotros va dirigido este post. Aquí hallaréis las dos maniobras básicas que han de observarse para terminar con esto de una vez por todas.

En primer lugar, es fundamental conducir en pijama. Cuando cojáis el coche para realizar desplazamientos, hacedlo siempre en pijama. Sembraréis el desconcierto, y ese mismo desconcierto dará lugar a la desmembración social, que sucede en el tiempo, por tanto, al desconcierto y coincide con la desmembración social. Sociólogos y analistas señalan que los grandes revolucionarios, tales como Marx, Lenin o Billie Holiday, fracasaron en sus intentos por no atraverse a incluir este extremo en sus manifiestos y canciones protesta.

Al mismo tiempo, es importante que observéis el segundo paso: pedid en los restaurantes cantidades ilógicas de comida. Doce entrecots con salsa roquefort para una sola persona, por ejemplo. Ningún restaurador cuestionará la petición, y mucho menos se dará cuenta de que estáis destruyendo su civilización. Si queréis precipitar los acontecimientos, hacedlo fuera de horario. Así, podéis pedir esos doce entrecots a las once y media de la mañana. También podéis actuar por defecto, y pedir de comer una pieza de fruta -de fruta pequeña, a ser posible-, si bien los resultados en estos casos aún no se muestran concluyentes ni falta que hace.

Eso sí, id pensando en alternativas, que vivir en la barbarie termina aburriendo.

8 comentarios:

Guisela dijo...

Hay algo más drástico que todo eso y es confiar en chupar una toalla para conseguir cosas, obligado por unos Vogones.

Alvaro dijo...

Primero que nada felicidades Angelito por tu seguidor número ochenta y nueve que viene a romper el maleficio.

La primera opción me sonó algo a Woody Allen, no se por qué.

La segunda opción me parece muy cruel, por más friki que uno sea y por más ganas que uno tenga de conquistar/dominar el mundo, que como cualquiera sabe o puede saber googleando, es el objetivo de todo friki.

P.D. de regalo: Voy a terminar el año practicando muy poco (casi nada... nada) el kamasutra. Se aceptan felicitaciones y burlas. Dori, Grosella, las extrañaba, mis chicas.

Guisela dijo...

Con una llama, Alvaro?

Ángel dijo...

Guisela, se dice "vagones" o "wagones".

Álvaro, me la dictó Woody Allen, pero en voz baja. Él es el seguidor número ochenta y nueve.

Javier González Calabria dijo...

Aplicaré su método y espero buenos resultados. Si no funciona, tendré que demandarle.

Antonio Rentero dijo...

El acabose: llegar a las 11:30 a un MacAuto, AutoBurguer o similar, conduciendo en pijama, pedir doce entrecots con salsa de roquefort ("no, no son para llevar, los comeré aquí mismo... es decir, sin moverme del coche y sin mover el coche de enfrente de usted"). Y mientras el dependiente se devana los sesos entre cursar la petición o llamar al Román Alberca, te vas comiendo una pieza de fruta (pequeña) mientras tarareas motetes y pones cara de minnesänger.

Dori dijo...

Mientras desconfiguras la sociedad te deseo FELIZ AÑO!!!
Me voy hoy de vacaciones, bufff, que gusto, 10 días, puede ser que me veas mañana en la San Silvestre.
BESOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Ángel dijo...

Javi, a mí no, en todo caso demanda al autor de este blog.

Antonio, me basta con que devane los entrecots. Sesos no, que son indigestos.

Dori, no, mientras yo desconfiguro la civilización tú te quedas. Luego vamos a lo otro, que tiempo hay para todo.