sábado, 1 de mayo de 2010

Ajo y agua

Hoy he tenido oportunidad de degustar un maravilloso caldero murciano. Para quien no lo sepa, el maravilloso caldero murciano es un plato consistente en arroz cocido con gusto a pimientos secos y a trozos de cabeza de pescado. Como, si todos esos datos constaran en el nombre, sólo se lo comerían las mascotas de nuestros criados, decidieron ponerle "caldero", que queda estupendamente. El susodicho plato suele, además, aliñarse con ajo (vulgo "ali-oli", más vulgo "ajoaceite"), que los comensales administran en cantidades generosas, rayanas en lo hipertrófico y/o grotesco. ¿Por qué os cuento todo esto? Porque hoy, por mucho que lo deseéis, no os aconsejo que os acerquéis a mí a menos de quince yardas.

Quizá debido a lo anterior, justo cuando me disponía a proceder con el sacrosanto ritual de la siesta quotidiana, el cielo ha caído sobre mi cabeza en forma de gotas de agua de creciente grosor y textura oscilante entre la líquida y la sólida. ¿Por qué os cuento todo esto, una vez más? Porque mañana pensaba hacer una segunda excursión incursiva (o incursión excursiva) en las actividades senderísticas, pero si esto sigue así tendré que quedarme en casa espiando con los binoculares al vecino de enfrente. Creo que está a punto de cometer un horrible crimen.

Este nuevo párrafo sólo sirve para darle la razón a @ruf, para despedirme y para deciros que el oraldine, no sólo pica muchísimo, sino que es nocivo y perjudicial.

10 comentarios:

Juanikilator dijo...

Uy, pues ya verás, el oraldine (rojo para más señas) mezclado con el picazor de ajo (debido a la allicina, o S-2-propenil éster del ácido 2-propeno-1-sulfinothioico, oiga) te deja las papilas gustativas que parece que les han prendido fuego, y los ojos llenos de lágrimas, de lágrimas rojas, para más señas.

Superflicka dijo...

Yoo soy fan del ajo y le pongo ajo a cualquier cosa. Y no me huele mal, pero claro, es que soy fan, y por lo mismo también me gustó la rumba de la Casa Azul.

Ruf dijo...

Qué bien te han quedado los tres.

Ángel dijo...

Juanikilator, con topping de fosfinas, mucho más rico.

Superflicka, la rumba de LCA huele mucho peor que el ajo.

Ruf, no sabría con cuál quedarme.

Alejandra dijo...

Esta entrada me huele mal.
Un abrazo.

Maríal dijo...

El ajo tiene propiedades antibacterianas y antibióticas, ergo te viene muy bien para tus arrechuchos.

Queremos enterarnos de: A. Si tu vecino está de buen ver. B. Si el crimen que está a punto de cometer, aparte de horrible, es pasional. C. Si en lugar de eso, es contra la Hacienda pública. D. Si lo está premeditando con alevosía. E. Si lo defenderás en caso necesario, aun sabiendo que el sospechoso es culpable, pero no puedes revelar datos, porque serías acusado a la vez de cotilla.

De aquí sale un novelón por entregas y no tienes que cerrar el blog. O lo que diga el Caralibro que vayas a Cerrar.

ace76 dijo...

Pues yo en Águilas nunca he comido de eso... debe de ser cosa del interior de la región... :-D

Álvaro dijo...

¡Hola!

He llegado aquí de rebote y me ha gustado, así que me apunto el blog.

A mí el Oraldine me funciona, pero si no me enjuago la boca después de usarlo se me reseca la boca y al día siguiente estoy peor. Lo dejo como dato :p

Saludos!

Ganimedes dijo...

Dos consultas: 1) Oraldine es lo mismo que ordalía? 2) Vas a hacer fiesta de despedida cuando cierres el blog? y 3) Por que no a todos los aqui presentes les gusta el grupo de FB contra el cierre de tu blog? Eso solo indica que quieren que cierre, a mi modesto entender. Que barbaridad.

Ángel dijo...

Ajejandra, será porque eres vampírica.

Maríal, es contra la hacienda, pero la privada. Por ahora no hay nada que temer. Las demás preguntas las contestaré en presencia de mi veterinario.

Ace, no te desligues del caldero, que bien típico de Águilas que es. Pídelo en uno de esos bares del puerto aguileño, y ya verás.

Álvaro, bienvenido seas. Deja el óbolo en la entrada. Y no bebas oraldine, que lo dice mi dentista y mi dentista es más listo que el hambre.

Ganímedes, "oraldine" se escribe igual que "ordalía", pero se pronuncia distinto. Y lo he dicho muchas veces: sólo cerraré este blog si tú no creas uno, o cuando tú crees uno.