martes, 26 de agosto de 2008

Precisión de gourmet

---

Esta misma mañana, en el rincón del gourmet sito en El Corte Inglés, una mujer con cardado digno de ser mencionado en este blog se ha aproximado a la señorita o dependienta portando un pequeño frasquito de contenido rojo magenta.

Los tres o cuatro snobs que allí nos congregábamos hemos presenciado el siguiente diálogo:

MUJER CON CARDADO: Señorita, disculpe, ¿para qué se usa esto?
SEÑORITA O DEPENDIENTA: eso hay gente que lo usa para ciertas comidas.

No veo mejor forma de evitar que la gente use alimentos para lustrarse los mocasines.

11 comentarios:

Athena dijo...

Teniendo en cuenta el color del contenido del frasquito, lo mismo valía para lustrarse los mocasines... y después comérselos. Y es que lo de "ciertas comidas" podría abarcar cualquier cosa.

Nils dijo...

un grupo de parados en El rincón del gourmet? qué cosas... sólo se ven en Murcia...

chexpirit dijo...

Que digo yo que el frasco de color rojo sólo puede ser esmalte de uñas con lo que a no se que te lo pongas en los pies, que para muchos fetichistas se llama smalt'al fromage

Oh Dios mío! Me ha tocado comentar debajo de Nils y yo hablando de fetichismo y en francés!!

Ángel dijo...

Athena, no sé si después de leer tu comentario he pensado mal y acertaré.

Nils, bueno, parado parado solo estaba yo. Los demás eran trabajadores a media jornada.

Chexperit, ¡deja de provocar a mis comentaristas!

Arthur dijo...

Creo que lo verdaderamente importante y que aquí se esta olvidando es la escena, propia de la nouvelle vague más kitch, que se ha creado al ver a una señora con cardado en un rincón del Gourmet. Por cierto, si hay adaptación al cine me pido el personaje de dependienta, para el de señora con cardado ,aún a mi pesar, todavía me queda mucho Actor,s Studio para llegar a ese nivel interpretativo...
!Pásate por mi blog!

Bito dijo...

Pues debo de tener una mente de mierda, porque la imagen de la dependienta del corte inglés con un frasquito rojo diciendo "para ciertas comidas" casi me la ha puesto dura.


Sí, lo sé, no hace falta que me lo diga. Demasiado tiempo encerrado en estas montañas.

Nils dijo...

Chexpirit, tú debajo y yo arriba es una buena combinación, pero me temo que ni queso ni laca de uñas serían admitidos en la ecuación...

Alejandra dijo...

Yo iba a poner un mensaje sobre lo que comenta el Sr.Ángel pero al leer lo de Bito, me he quedado sin resuello. Yo trataba de imaginarme la escena, señora con cardado, botecito rojo magenta, dependienta en su salsa, parados de larga duración y, francamente, cuando me ha aparecido un pervertido detrás del estante de los vinos, me he puesto muy nerviosa. A las dependientas del rincón del gourmet, les deberían poner un plus de peligrosidad.
He aquí mi conclusión de hoy.
(Voy a rezar una Salve por vuestras almas).

Anónimo dijo...

Mi querido amigo:

También tendría que haberle preguntado usted a la señorita o dependienta, aunque no usara el cardado que recientemente ha lucido en televisión, si el moho de las delicias toscanas que allí expenden era puro esnobismo o "delicatesse" sólo apreciada por los más exquisitos paladares...

Antonio Rentero dijo...

Un día relataré la versión larga y con detalles en mi blog, pero os lego el trailer:

Interior, día, restaurante. Sobre la mesa un postre en forma de brownie.

CLIENTE: ¿Tienen ustedes sal Maldon?

CAMARERO: Sí, señor.

(la trae, aderezo el brownie con unas pocas escamas de sal Maldon)

CAMARERO: ¿Eso es por una apuesta que ha perdido el señor?

Ángel dijo...

Arthur, como director de casting de películas de supermercados que soy, te garantizo el papel.

Bito, te hace falta un poco de playa, ¿eh?

Nils, ¡deja de provocar a Chexpirit!

Alejandra, ese plus se compensaría con una rebaja de sueldo por no saber qué contiene cada frasquito.

Anónimo, el moho, así como el cardado, en determinadas culturas se consideran símbolos de grandeza, bonhomía y habilidad para manejar vehículos de tres ruedas. La próxima vez que le visite, le llevaré una bolsa de moho de gourmet.

Renter, queremos esa entrada ya. Ya mismo. Para ayer.