domingo, 30 de marzo de 2008

Reciclaje (II)

---

- Todo se pega, menos la hermosura. Todo se paga, incluso la hermosura.

-
Mi madre hace unas torrijas de toma pan y moja, como no puede ser de otro modo.

-
Si hay algo en este mundo que me saca de mis casillas son todas esas personas que empiezan a decir algo que parece interesante y justo cuand

-
Con un poco de empeño tampoco se puede escribir en el blog sin conexión a internet.

-
Becker es el tenista con más sensibilidad poética.

-
El tráfico de influencias está colapsado por estas fechas y por cualquier otras.

-
Sólo sé que no sabéis nada.

7 comentarios:

Nils dijo...

No me gustan las torrijas. Ya lo he dicho. Jo.

taun dijo...

Creo que el tráfico de influencias lo van a solucionar con una autopista radial.

Habrá que pagar, y no está claro que nos vaya a pegar algo/alguien.

Cvalda dijo...

-Eres todo un sabio, ¿lo sabías?
-No me hables de torrijas, que ya no creo que me toquen hasta dentro de mucho...:_( ¡Mi madre también las hace riquísimas! Creo que es algo que viene en sus genes (y no lo digo en plan machista,sino todo lo contrario)
-Fijate, justo el otro día, leí un teoría que decía que los seres humanos somos capaces de
-Es lo que tiene este mundo virtual.
-¿Becker no era el seudónimo de Ted Danson cuando ejercía de médico?
-Yo me quedé entre la 5ª y la 6ª, y no conseguí ni el puesto al final. Menudo desastre.
-Ya te dije que eras un sabio.

Ángel dijo...

Nils, a decir verdad, yo no las he probado, pero son de toma pan y moja.

Taun, ¿tú crees? Eso no se soluciona tan fácilmente ni de ninguna otra manera.

Cvalda, voy a seguir escribiendo posts así aunque sólo sea por el placer de leer tus comentarios.

Antonio Rentero dijo...

¿Bequerbauer no era un poeta que jugaba en el Bayern de Munich?

Emeve dijo...

Muy divertido. ¿Y le da tiempo para hacer tesis y todo? ¿Será cosa del primer mundo?

Un abrazo de una desconocida sudaciana.

Emevé

Ángel dijo...

Antonio, no, ese era el Príncipe de Becquerlaer.

Emeve, no es tanto cosa del primer mundo como de mi acentuadísimo talento para hacer un montón de cosas a la vez y ninguna bien. ¡Saludos!