viernes, 21 de marzo de 2008

La procesión va por fuera

---

Ser nazareno es para mí motivo de orgullo y satisfacción. Y más aún ser miembro de una de las cofradías de más rancio abolengo de la Región de Murcia: la de Nuestro Padre Jesús, también llamada la de los salzillos, también llamada la de los moraos, también llamada la del viernes.

Por eso, todos los años se repite el ritual. Me levanto al alba, cumplo con las abluciones básicas y me dejo revestir por mi padre, que soporta estoicamente mis "¡¿dónde están los guantes?!", mis "¡el capuz sin planchar!" y mis "¿no me puedes apretar un poco más el cíngulo?".

Qué sería de un nazareno sin el cíngulo, esa cuerda blanca que ciñe la cintura en símbolo de castidad y que a mí siempre se me antoja laxa.

- ¿Va bien así? -suele preguntar mi padre.
- No, más fuerte -suelo responder yo.

De haber visto la procesión, la mismísima Audrey Hepburn hubiese envidiado mi talle de avispa. A cambio, aún aprecio el hematoma negruzco que luzco a lo largo y ancho de mi abdomen y la más que probable necrosis de mi insensibilizada mitad inferior.

Jamás la simbología del cíngulo tuvo tantas probabilidades de ser menos metafórica.

14 comentarios:

Nils dijo...

La cosa es que acabes amoratado, ¿no? porque es lo mismo que con el esgrima, así que se confirma una vena sadíca en tu interior que no sé de quién la has sacado, hijo mío...

Zurdo del Averno dijo...

Debe ser dificil compatibilizar esa otra extraña vida que realizas el resto del año hasta que llega la Semana de Pasión. Algo así como cuando te disfrazas de civil, sales de la sala y no llevas la espada en ristre. Nazareno / Esgrima vs. Resto del Tiempo. Saludos.

Ángel dijo...

Nils, será mi vocación frustrada de cardenal.

Zurdo, en realidad esa otra vida es la excepción. Realmente yo soy esgrimista y nazareno.

Cvalda dijo...

No des ideas, que más de una hoy en día sería capaz de eso para tener cinturita de avispa sin importar los moratones...O_o

Bosco dijo...

La semana santa siempre me ha parecido un elogio del sadomaso.... en este pais capaz de deleitarse con tipos del calibre de Pedro Piqueras o el Presidente de Cantabria pega bastante ( nunca mejor dicho):P

pabs dijo...

qué cingulo más sexy tienes

taun dijo...

No se te considerará lo suficientemente avispado de cintura hasta que puedas hacer una o como un canuto con los dedos de una misma mano, o, por lo menos una O como un donut con agujero con ambas manos.

Yo por lo menos.

Ángel dijo...

Cvalda, ¿de ir vestida de nazareno?

Bosco, ¿pero alguien se deleita con Pedro Piqueras?

Pabs, ¿te gusta? Me lo regaló un señor con bigote.

Ángel dijo...

Taun, pues qué desastre, porque hasta ahora lo único que me sale es un icosaedro a tres manos.

Nootka dijo...

¡qué suerte! yo nunca he participado activamente en esta celebración tan espléndida. Me gustaría vestirme de romana.
¿Eras generoso con la cera del cirio? Porqué los nazarenos adultos son tremendamente avaros. La cera es fascinante, yo observaba a los pequeños nazarenitos embelesados con la cera. Por lo menos se entretienen con algo las criaturas.
A mi me gusta mucho las procesiones, siempre que el número de nazarenos no exceda de 500. Es que ahora es una locura. Una vorágine.

Ángel dijo...

Nootka, aquí tenemos nuestras propias reglas, tales como no portar cirios sino cetros y dar caramelos al público asistente, para respetar al máximo la tradición.

salvajuan fernandez dijo...

Deberíais salir todos los días. Los últimos años siempre llueve. Y prueba con los cilicios, que los verdaderos católicos los llevan. Sangre fácil. Si se lo cuentas a los Coen lo mismo hacen una peli.

Meg dijo...

¿Y por qué ese sadismo en ceñir el cíngulo?

No soy religiosa y nunca entenderé algunas tradiciones que conllevan la autolesión. ¿Dios no era amor? Yo me amo lo suficiente como para no inflingirme daño, ni siquiera corporal y ni siquiera a conciencia.

Ángel dijo...

Salvajuan, estamos considerando seriamente la posibilidad de salir todos los días, pero en el Ministerio nos ponen trabas. Ya sabes, el laicismo de Narbona...

Meg, es todo mucho más simple, menos religioso y más neurótico. Si no llevo el cíngulo suficientemente apretado según mi criterio erróneo pienso que se me van a caer todos los caramelos. Luego nunca se cae ninguno, pero nunca se sabe. El año que hablen del nazareno hallado partido en dos ya sabes de quién estarán hablando.