sábado, 24 de marzo de 2012

Ventajas de tener estafilococos en la garganta

Antes de empezar con esta entrada, me gustaría disculparme por lo del otro día. Ya sabéis, os dije que la infección de mi garganta era estreptocócica, cuando en realidad mis nuevos inquilinos son estafilococos. No sé por qué os mentí, tal vez por vergüenza, por miedo a ser juzgado. Sé que sois especialmente estrictos cuando se trata de bacterias. Me responderéis que no puedo escribir "antes de empezar con esta entrada" mientras empiezo la entrada sin infringir las reglas de la lógica e incurrir en aporía dolosa, pero no pediré perdón por eso. ¡Viva la aporía! ¡Abajo la ucronía!

Dicho lo cual, paso al asunto central del post. Ventajas de tener estafilococos en la garganta: 

-No hay fiebre. La fiebre siempre es un fastidio que te obliga a sudar, esa ordinariez que no deberíamos tolerar en pleno siglo veintiuno, al menos entre las personas respetables que engrosamos las clases altas y jugamos al dominó en el Casino de Personas Respetables que Engrosan las Clases Altas, donde vamos los sábados por la tarde con nuestros bigotes, nuestros puros y nuestras congestiones cerebrales.

-Puedes decir que estás malo, y la gente te cuida y te da golosinas, o cruasanes de chocolate, o trocitos de pechuga de pollo, mientras te cogen de los mofletitos con ambas manos y te dicen cosas como: "aaaaay, en cuanto te pongas bueno te voy a dar golosinas, cruasanes de chocolate o trocitos de pechugas de pollo exactamente igual que hago en este momento".

-Te sientes acompañado. Los estafilococos son bacterias que, pese a lo que se diga de ellas, muestran una lozanía y una alegría envidiables. Siempre de buen humor, raro es el día en el que no me sorprenden con un detallito. Ayer mismo me encontré encima de la mesa un cassette con grandes éxitos de Mocedades que me trajeron de El Corte Inglés antiguo Galerías Preciados. 

-Puedes pedirle a una señorita que te pinche dos veces en la misma nalga. Esta conducta, que nuestra sociedad hipócrita censura con sus melindres y su doble moral, está permitida si tienes estafilococos en la garganta. La señorita interpelada, en estos casos, dejará lo que esté haciendo en ese momento y tendrá que pincharte hasta un máximo de dos veces al día en la misma nalga. La Ley prevé para la omisión de este deber sanciones que pueden oscilar entre los doce hombres sin piedad y las dos mil leguas de viaje submarino.

Hay más, pero me las guardo para una entrada que se va a llamar "Inconvenientes de no tener estafilococos en la garganta".

8 comentarios:

Nils dijo...

¡Qué suerte que te miman con delicias chocolateadas! A mí, como emigrante exiliado, no hay quien me traiga nada si me pongo enfermo : (

Alvaro dijo...

Yo también tuve mis bichos, he hospedado quistes de E. Coli, asi que no te envidio.

seasonofmists dijo...

Si se van a quedar mucho tiempo, que aporten para el alquiler y los gastos comunes. Que luego eres muy bueno y las bacterias se te suben a la...eh..uh...garganta.

Ángel dijo...

Nils, dentro de poco a lo mejor Chexpirit te lleva algo chocolateado, pero no le digas nada, que es sorpresa.

Álvaro, mándame uno para completar aforo.

Seasonofmists, mientras tengas muchos más seguidores que yo en twitter este comentario no será más que un comentario a tu comentario. Non sum dignus.

canavs prints shop dijo...

Very nice article, I enjoy this very much!

banksy prints dijo...

Really cool blog.

lacolibrii dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
canvas picture dijo...

Great blog!