martes, 14 de junio de 2011

Cómo sustraer imprudentemente el equipaje a un marine cartaginés en veinte sencillos pasos

1. Sube al Altaria Madrid-Cartagena, el que sólo tarda casi cinco horas deslizarse suave y perezosamente por tierras de Castilla hasta llegar al sureste peninsular.

2. Coloca tu macuto negro Nike sobre tu cabeza, y pasa el viaje contemplando, asombrado, las piezas dentales de tu compañera de trayecto, que duerme con la boca abierta quizá debido a la sorpresa.

3. Distráete un poco mirando cipreses por la ventana.

4. Distráete mucho con el doblaje del documental sobre el antiguo Egipto que sigue a la película estúpida.

5. Aprovecha la parada de Murcia del Carmen para coger el que tú crees que es tu macuto Nike y salir del tren despavorido como si no hubiera mañana.

6. Repara en que las asas del que tú crees que es tu macuto Nike son ligeramente más largas, pero achácalo a la emoción de pisar de nuevo la patria tuya, si un tiempo fuerte, ya desmoronada.

7. Llega a tu casa, abre el que tú crees que es tu macuto Nike y saca camisas que no son tuyas.

8. Date cuenta de que es un macuto Adidas.

9. Entra en pánico.

10. Intenta calmarte.

11. Fracasa estrepitosamente.

12. Llama a RENFE y cuéntales tu caso.

13. Recibe instrucciones de una señorita estupenda.

14. Entra en pánico.

15. Escarba ligeramente en el ya macuto Adidas y mira una acreditación con nombre, apellidos y más datos de un militar de la Armada.

16. Busca su nombre en Facebook.

17. Fracasa estrepitosamente.

18. Llama a todos tus amigos y organiza un plan inverosímil que incluye numerosos desplazamientos e intentos de placaje a cualquier persona que pasee con un macuto Nike por la estación de ferrocarril de Cartagena, mientras conduces hacia allí con el macuto Adidas y los dedos y los brazos cruzados.

19. Triunfa estrepitosamente.

20. Recupera tu macuto Nike, pide disculpas y cuéntalo todo en el blog en el que hace más de un mes que no escribes.

11 comentarios:

Nils dijo...

súper fan de tus aventuras en el tren

Alvaro dijo...

Solamente te faltaba cruzarte a Summer Glow en el tren, como a los muchachos de The Big Bang Theory.

Summer dijo...

Pero los de la armada estadounidense que venían a CT no iban gritando; chicas chicas chicas?????
¿Qué había en el macuto?
¿Como se lo tomó Mr Marshal?

Pako dijo...

Muy divertido pero me gustaría conocer más detalles del paso 19.

Martes dijo...

16. Busca su nombre en Facebook.

Esto me ha hecho reír... ¿no pensaste primero en pedir su número al 1004? A mí lo del Fb no se me habría ocurrido. Yo, oficialmente, no estoy en Fb...

ace76 dijo...

Te echaba de menos y empezaba a preocuparme, menos mal que has escrito!

Espero que en el punto 7 sólo sacaras camisas... ¿te imaginas abrir el macuto y encontrar el arma reglamentaria del marine cartaginés?

Antonio Rentero dijo...

18 y 1/2: Al ver bajar en la estación de CT un rudo marinero con TU macuto observa anonadado cómo surgen de la nada una docena de agentes de la CIA que lo placan, lo inmovilizan, le quitan TU macuto, se lo llevan entre extraordinarias medidas de seguridad metiendo el macuto en un furgón especial blindado y al marine, con una capucha en la cabeza y atado como una morcilla, en otro. Todos desaparecen en menos de un minuto y tú te quedas en medio de la estación con un macuto que no es tuyo y que ahora que lo piensas, había una cápsula de aluminio un poco rara dentro...

Ninguno dijo...

Aunque los pasos sean sencillos hay que reconocer que no es facil llevarlos a efecto. Al igual que Summer me quedo intrigado con lo que habia en la bolsa adidas del marine cartaginés. Era top secret? No te nos hagas el discreto y cuentanoslo, (aunque sea inventado como tu sabes).

Ángel dijo...

Nils, ¡basadas en hechos reales!

Álvaro, me la crucé, pero iba en otro tren en sentido opuesto.

Summer, todo fue bien, y al final me travestí y me uní a la banda.

Pako, ¿el triunfo estrepitoso? ¡Invítame a ginebra!

Martes, ¡el 1004! Y mira que pensé que había algún teléfono para estas cosas...

Ace, no sólo saqué camisas, pero tampoco había armas. O al menos no eran de destrucción masiva, y si no son de destrucción masiva no cuentan.

Antonio, es importante en ese relato que los guardaespaldas miren nerviosos hacia todas partes mientras meten el macuto en el furgón, ¡y lo has omitido!

Ninguno, había placas identificativas, placas identrificativas, pasta dental, hilo dental, fundas dentales, fundas de plata y fundas de placa.

Alejandra dijo...

Tengo para mí que el marine cartaginés se enamoró de usted y no quiere confesarlo. Haga el favor de no perderse un mes a saber en qué malos pasos. Junto con la Biblia, concretamente el evangelio según San Mateo, su blog es casi mi única lectura.

Anónimo dijo...

estas batiendo records!! 3 meses sin escribir!!
echamos de menos tus aventuras en La Comarca.

Fan One