viernes, 13 de mayo de 2011

Hoy, Tokio Blues

Como estoy yermo de inspiración, parco en palabras y corto de miras, os voy a dedicar una crítica de la novela Tokio Blues, del escritor Haruki Murakami. Por descontado ya os digo que es una de esas críticas con spoilers, hipérboles, sinécdoques y que además es baja en calorías y tiene un corazón de oro.

Antes de empezar, me gustaría carraspear, decir que fue el primer libro que leí en mi propio iPad, volver a carraspear, dormir unas ocho horas al día y hacer un poco de deporte. Y así es como llego a la conclusión de que Tokio Blues es una tomadura de pelo cuyo meollo podría asimilarse a la versión porno de El guardián entre el centeno donde quien no fornica muere y viceversa. Eso sí, contado todo muy a la japonesa, muy finamente, y adornado con esa gran virtud de la literatura y el cine oriental que consiste en despertarme el apetito.

Espero que los miembros de la Academia que corresponda lean esta entrada, recapaciten y se guarden su próximo Nobel de Literatura para el beato Juan Duns Scoto, cuyos aportes a la cultura japonesa son mucho más notables y numerosos que los del simpático protagonista de esta conspicua entrada.

8 comentarios:

Martes dijo...

Taaan de acuerdo contigo.

Javier González Calabria dijo...

Está muy feo que te metas con Watanabe...

Martes dijo...

Juro que yo dejé un comentario en esta entrada... Qué sobrenatural es todo.

Ninguno dijo...

Algo así me pareció a mi también "After Dark" del mismo Murakami que tanto se empondera. La cultura que vine a adquirir con tal lectura se puede comparar con la que se adquiere al ver algun capitulo de "Lost" por ejemplo. Poca cosa. Probaremos a ver si hay más suerte con ese Juan Duns que nos dejas caer así como quien quiere mucho la cosa.

Alvaro dijo...

Lei Crónica del pájaro que da cuerda al mundo del Murakami y tuve sobredosis de descripciones. No me sorprende que en este que reseñas describa hasta las sungas del protagonista. Muy flojín su obra.

Olmo dijo...

Para nada estoy de acuerdo contigo. Me encantó Tokyo Blues, y yo sí vi la similitud con El guardián entre el centeno. También he leido Al sur de la forntera, al oeste del sol, aunque no es tan buena, y Kafka en la orilla (demasiado retorcida, llega un momento en que el propio Murakami pierde la perspectiva, creo). Pero El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas es otra obra maestra. Supongo que hay gustos para todo...

Guiselda dijo...

La Crónica del pájaro que da cuerda al mundo y la escena del zoo me han marcado para toda la vida. Igual sea demasiado largo para ti que solo lees haikus, eso si.

Summer dijo...

Un poco tarde pero yo acabo de leer Tokio Blues y me ha gustado mucho. Si bien, las novelas con excesiva narrativa suelen congratularme en demasia.