lunes, 29 de noviembre de 2010

Riddikulus!

He leído los siete libros de Harry Potter. Es más, llegué a leer hasta dos veces los cuatro primeros, sin causa conocida ni posiblemente cognoscible. Y eso que no me cae bien Mrs. Rowling, que llegó a afirmar que El Señor de los Anillos le parecía aburrido, lento y con muchas descripciones (¡!), o que Albus Dumbledore es, aparte de anciano y venerable, gay (los personajes de Jotacá, por lo visto, existen también fuera de los libros). Sin embargo, dentro del género y en una progresión geométricamente decreciente, confieso que la saga me resulta entretenida. Ni más, ni menos.

Cosa bien distinta son las seis películas y 1/2 que se han rodado, cuyo visionado abandoné a su suerte allá por la quinta entrega. Les reconozco el gran mérito de haber dado con un actor cuyo único talento artístico es parecerse físicamente al atribulado mago protagonista; de haberlo rodeado de una docena de advenedizos a modo de corifeo; y de haberlo mantenido en todas las entregas, pese a que sea ya un bigardo con edad suficiente para ocupar la cartera del Ministerio de Magia.

El resto, grandes actores al servicio de guiones mínimos y la certeza impúdica y patente por los sucesivos directores y guionistas de que, con el tirón de la franquicia, igual daría un guión sólido que un plano fijo de ciento veinte minutos sobre una morcilla de arroz, siempre que apareciera la hache con forma de rayo en el cartel de la peli.

Otro gallo nos habría cantado si hubieran decidido incluir a Leslie Nielsen para interpretar todos los papeles, pero ahora es tarde y no nos queda más remedio que el lamento resentido.

10 comentarios:

SmoothJay dijo...

Y qué opinas de Emma Watson?
Dentro de mi absoluta ignorancia cinematográfica, le hubiera dado todos los papeles juvenil-masculinos a Mickey Rooney.
Por otra parte, deberías estar orgulloso de que los tiempos en los que se trataba de prolongar indefinidamente la juventud de los niños prodigio sean historia, a no ser que seas guerrillero angoleño.

Guiserten dijo...

Espero que te consuele saber que los actorcillos han reunido ya una treintena de millones de dolares. Ahora limpiate los pies y ve a jugar al quidditch, hijito.

Dori dijo...

Por mi parte el primer libro de Harry Potter me lo compré en inglés y me mira desde su estanteria con resentimiento por no haberlo abierto todavía.
Las pelis si las he visto, ¿por qué? Preguntaras y yo te responderé porque las veo con mi padre y nos divierten mucho que es una de las pocas cosas que ya le pido a la tele. Personalmente mi personaje favorito es la lechuza (te lo esperabas, verdad?)

Dori dijo...

Ahhh y sujeta a Alvaro que se revoluciona mucho con la participación femenina (tan amplia, tan variada) en tu blog.

Manu dijo...

Ángel, no tienes ni idea. De las películas no voy a comentar nada, pero los libros claramente van a mejor. Si los primeros eran pequeños cuentecillos para que los niños empiecen a leer, los últimos son mucho más imaginativos e interesantes. Ah! Y Dumbledore no es gay. La lechuza no lo sé...

Ángel dijo...

SmoothJay, el idóneo para el papel de Emma Watson habría sido, sin duda, Leslie Nielsen. Y sí, en calidad de guerrillero angoleño, estoy tremendamente disgustado. ¿No podían seguir prolongando indefinidamente la juventud de toda esa gentuza?

Guiserten, los emplearán sus paters y maters en las costas procesales del divorcio y luego los niños en [...].

Dori, Álvaro no entra en mi jurisdicción. Y lo único divertido de las películas es el doblaje al castellano.

Manu, sobre la gayez de Dumbledore habla con Jotacá. La lechuza es evidentemente transgenérica.

SmoothJay dijo...

No sabía que Eldelpeloblanco tenía nombre. La nuclearidad del blanco de sus canas plantea dudas conspiranoicas sobre su muerte.

María dijo...

Que sepas que lo de "Jotacá" te ha quedado muy murciano, sobre todo después de escribir "Mrs. Rowling".

Por cierto, este mes no te he pagado mi suscripción para encontrar novio. No sé por qué no informas a los candidatos.

Alvaro dijo...

María, Dori, por mí no deben luchar, pero si lo hacen que sea en gelatina light de frambuesa usando sólo hilo dental.

El Harry Potter este nunca me ha gustao. A decir verdad a millones de personas en el mundo no les ha gustao. A mí por una estupidez: no me gustan las historias de fantasía donde se mezcla el mundo fantástico con el mundo real (como en Narya), y si bien no es el caso de Harry Poter, cuando están en la escuela de magia o en esos extraños lugares, pareciera que estan en otro mundo. A los otros millones no sé por qué no les gustará.

Por cierto, la Rowling es una tremebunda por haber dicho eso de "El señor de los anillos".

Por cierto 2: Emma Watson estuvo varias veces en mis sueños mojoseados, húmedos o mojados, como quieran llamarles.

Salamandra dijo...

Bigardo, qué delicioso palabro. Me he visto en la obligación de buscarlo en el diccionario y uno de sus sinónimos es la no menos primorosa "jayán" ...

Lo que aprendo contigo jomío ;-)