sábado, 14 de agosto de 2010

Entrada escrita en un bar infecto

Esta entrada no tiene más motivo que ser la primera entrada escrita en un bar infecto. No esperéis esta vez giros inesperados de guión; es una entrada meramente intencional, teleológica incluso, y persigue un único fin: que os hagáis cargo de que estoy en un bar infecto. Infecto porque está junto al Mar Menor, y porque hay un montón de gente infecta. He acudido rápido, a petición vuestra, para solicitar wifi por caridad, por calidad y por cantidad y, los muy obsecuentes, me han exigido la previa consumición de un Jim Beam on the rocks para darme un papelito con contraseñas que, tras veinte minutos y un Jim Beam on the rocks, he conseguido descifrar.

A estas alturas de entrada ya deberíais ser conscientes de que estoy en un bar infecto donde, además, van a tocar en un rato cinco simpáticos chicos que se dicen sucesores de los cuatro Beatles. Ignoro cuáles de ellos serán un medio de uno de los componentes de la mítica banda de pop británico, si es que esa es la proporción adecuada. No estoy seguro. Tampoco lo estoy de la hora del magno evento, puesto que en los carteles anunciadores han preferido omitir tal dato.

Llegamos así al tercer párrafo. El último, por tanto. Ahora sí que no hay duda: estoy en un bar infecto, pero tienen wifi. A mi izquierda, un señor calvo con camisa color pistacho chatea con fruición. Enfrente de mí, una chica rubia a la que podríamos calificar de despampanante que tiene la desfachatez de usar un MacBook Pro de más pulgadas que el mío. A mi derecha, un señor de tez morena compensada por la candidez del sucedáneo de alba que le sirve de atuendo, y que muestra señales de ebriedad a la vez que balancea graciosamente un pie mientras se rasca la axila con una mano y con la extremidad superior restante teclea unas cosas tremendas. He ahí el panorama. Venid. Os espero.

12 comentarios:

Blondie dijo...

Ah, si. La rubiez despampanantea. Me pasa todo el tiempo.

Por lo demás, debes saber que si quiero publicar este comentario aquí, deberé introducir la verificación de la palabra SPITS, quizás la mas graciosa de todas, desde que debí escribir CORKI.

Pues eso, que a lo tonto yo también llegue al tercer párrafo. Y ahora, que?

Blondie dijo...

Perdona la PD pero es que ahora la palabra de verificación para postear es PATIN, y no puedo dejar de decíroslo.

Blondie dijo...

Besorcra!

Blondie dijo...

FORMSSOL!

Blondie dijo...

Con DIINTOR (sic) me despido de vosotros, no sin antes agradeceros que hayáis venido por aquí. Por favor, dejad las gafas 3D en el recipiente junto a la puerta.

Alvaro dijo...

Angelín, me parece notar un tono a lo "Poe" en tu post ¿Por casualidad no había un gato negro en el bar infecto?

Blondie, si no fuera porque ciberapestas a friki, diría que eres una rubia tonta, pero me siento identificado con la estupefacción respecto de las palabras de verificación; una vez me tocó "fuckyuo", si la "o" hubiese estado antes de la "u" me habría sentido muy disgustado.

Blondie, ¿natural o teñida?

Dori dijo...

Llegué tarde al bar infecto y ya no estabas.
Pd/ Mis palabras de verificación son de lo más sosas.

Salamandra dijo...

A mi siempre me ha gustado más la denominación a lo Gracita Morales: Güisky en las rocas...
Me haces reir mucho, GRACIAS.

(Verificación de palabra AMICSZJ, bonita bonita)

Blondie dijo...

AMICSZJ??? Valgame el Cielo, ya estan comenzado a sublimar en idioma leton, con lo que ello implica!

(Alvaro, tan blonda como la colorista de Giordano me lo permita)

ABINIESS!

Ángel dijo...

Contesto rápidamente a Blondie diciéndole que me encanta su nombre; a Álvaro que no se meta con su hermana pequeña; a Dori que debería leer algo de Giordano Bruno; y a Salamandra, cómo no, que gracias las que usted tiene, que uno sigue siendo un caballero aunque se dedique a robar wifi de donde primero pilla. ¡No sigáis mi ejemplo!

procl

El Sombrerero Loco dijo...

Pa bares infectos vente a mi ciudad... debería llamarse "BarPepe Ville"...

Blondie dijo...

ADHONSH!