sábado, 16 de febrero de 2008

La edad no perdona

---

Lo siento chicos, hace ya demasiado tiempo que no os cuento nada sobre esgrima. Y no os molestéis, he bloqueado todas las salidas. Venga, dejad ese gesto contrariado y disponeos a escuchar una historia que os dejará absolutamente indiferentes.

Como sabéis, los viernes no hay clase en mi sala de armas. La cosa se parece más a una tanda (tunda, en mi caso) de retos libres, al más puro estilo Homer, pero sin guantazo ni tomacos. Nos colocamos por parejitas y, en asaltos a diez puntos, fomentamos el advenimiento de nuevos cardenales in pectore de diverso tamaño y consideración.

Ayer, por lo visto, mis compañeros estaban demasiado ocupados no haciendo esgrima. Cuando llegué la sala estaba desierta y el sol bañaba mi piel. Sólo había un tirador efectivo: Dieter.

Dieter, por si alguno no lo conoce, es un señor alemán. Pero desengañaos, no un señor alemán cualquiera. Es un señor alemán que hace esgrima con ochenta años y que, a juzgar por cómo maneja la espada, debió de trabajar en la guardia personal del Canciller Bismarck. Mide tres metros de alto y dos de ancho y suele ir acompañado de su señora, otra alemana integral a la que uno fácilmente puede imaginarse en el mercadillo de la Alexanderplatz comprando repollo para el chucrut.

Ayer se enfrentó con todos y nos ganó a todos. En el siguiente vídeo podéis ver al octogenario Dieter contra el saltarín Ismael, treintañero y lozano, en plena demostración práctica de superioridad aria.

17 comentarios:

Nils dijo...

¿En qué Alexanderplatz de qué ciudad has visto tú un mercadillo? Para mercadillos en Berlín, el mejor es, sin duda, el de Hackescher Markt, valga la redundancia.

1berto dijo...

Si no hago mal los cálculos, con esa edad podría haber sido entrenado de sobra en la ferrea disciplina de la juventudes hitlerianas... eran educados para tener cuerpos sanos y fuertes¡de por vida!

Ruf dijo...

Seguro que Ismael dijo al terminar: "Alguna le he dao yo, ¿eh?".

Ángel dijo...

Nils, es un mercadillo virtual, imaginativo, estoo... (me olvidaba del experto visitador, merde alors).

1berto, seguramente. No lo he querido decir no sea que Dieter ponga un día su nombre, lo vea y al día siguiente llamen a mi puerta dos agentes de las SS, por muy chulos que sean sus uniformes.

Ruf, de hecho, dijo que podría haberle ganado. Así somos los esgrimistas.

Superflicka dijo...

Jajaja, "saltarín", esa es precisamente la palabra

Alex. dijo...

Saber esgrima tiene que ser genial!!!!!!.....es uno de mis sueños. Llevaría mi florete hasta en el metro......El Justiciero del Metro!!
Ligaría un montón!!!!

José Ángel (Josito, si te conozco) dijo...

Que ingenuo Alex...
Yo he llevado muchas veces la espada por la ciudad y lo único que he conseguido ha sido miradas raras y un: 'Nene, lleva cuidao con eso...'
Pero si quieres probar, adelante.
Esto de que los extranjeros nos den soberanas palizas en nuestra propia sala ya pasa de castaño a oscuro o de negro a ario. Primero Merencio y ahora Dieter. Jolín

Cvalda dijo...

Desde ahora me declaro abiertamente fan de Dieter. Punto y final.

Ángel dijo...

Superflicka, pues sí, y cabroncete, pero eso ya queda más feo y además no se aprecia tanto en el vídeo.

Alex, eso es lo que todos hemos pensado alguna vez, pero para lo más que sirve la espada, el florete o el sable fuera de una sala de armas es para que te señalen con el dedo y alberguen dudas sobre tu estado mental.

Jose, y eso que tú te prodigas últimamente más bien poco por la sala. A ver si nos cruzamos ya, que te voy a dar para el pelo y yo soy un nacional.

Cvalda, me parece muy bien. Quedas desterrada a perpetuidad de este blog. O hasta mañana, según veas ya tú.

david dijo...

Leí esto recién levantado ayer y lo primero que pude pensar fue que Dieter practica para enfrentarse a Errol Flynn en una especie de Guerra Mundial esgrimística en cuanto Dieter persiga a Errol a través de las puertas del infierno o alguien resucite al segundo, lo que suceda primero, lo segundo, o lo primero, qué confuso.

Viendo a Dieter temo por Errol. Pero recuerdo a Errol y le imagino son una sonrisa cinemascope gritando "¡haha!" y creo que le daría igual.

Sobre todo porque después de muerto a uno eso de los cardenales le tiene que importar más bien poco, supongo.

Y termino antes de decir nada de pianos, mejor.

Ángel dijo...

David, créeme, se nota que lo leíste recién levantado ayer. Y se agradece que no hables de pianos ni de otros instrumentos que sirven para tocar pianos.

Juan dijo...

Aun sin saber nada de esgria se advierte que el teutón le da hasta en el carné de identidad al "pequeño saltamontes". Ahora entiendo porqué apareces después de las clases de esgrima con todo el Colegio Cardenalicio "tatuado" en brazos y pecho. Eres devoto hasta para eso :-D

Anónimo dijo...

Es increible como todas las acciones que Monsieur Le President pretende, Dieter las resuelve siempre con parada en 4ª y respuesta. Es poco creativo, cartesiano más bien. Pero de una efectividad absoluta. En el CARD de Sierra Nevada se quedó el pollito, campeón de su categoría y empatado en el tercer puesto con Merencio. Los Niños del Brasil. Ya te digo.

Ángel dijo...

Juan, como la cosa siga así voy a pasar de devoto a exvoto en menos que canta un gallo.

Anónimo que creo que sé quién eres, sí, esa quartz, como él la llama en señal de confianza después de tantos años juntos, va a ser la perdición de todos nosotros. Incluido el conserje del sandwich y el danone.

Dr. Espinosa dijo...

Ay jovenzuelos! que no sabéis que lo que nos quitan los años nos lo da la experiencia.

Dori dijo...

Jiji, uy es verdad ahora mismo tengo en la cabeza el sandwich del señor conserje!!
Que si, que Dieter es de una sola parada pero efectivísima, que me lo digan a mi!

Ángel dijo...

Dr. Espinosa, no disimule, sé que eso no es una foto suya. No lo es, ¿verdad?

Dori, ese es un señor integral, como sus sandwiches, aunque nadie sepa su nombre.