lunes, 24 de enero de 2011

Ego non te absolvo

Desde mi más tierna madurez fui alimentando, paulatina e inconscientemente, un aura clerical que ha ido provocando numerosas y a menudo hilarantes confusiones. No sé si es debido al corte de pelo, a mi sonrisa beatífica o a mi tendencia a vestir de negro, pero no ha sido infrecuente que algún fiel me haya conferido el título de padre, o que incluso me hayan pedido confesión.

No obstante, últimamente la cosa se está poniendo rara. Gente que sabe que la abstención es lo mío en cuanto a profesión de votos, que conocen de mi estatuto de laicidad, se dirige a mí y me cuenta unas cosas tremendas. A lo mejor estáis pensando que esa gente se conoce con el nombre de "amigos" y que todo ese proceso se llama "confianza", y que es algo que sucede con cierta asiduidad en el contexto humano, pero la cosa es que no, que no son mis amigos. A lo sumo, habré hablado con ellos cinco o seis veces en encuentros casuales.

El jueves, sin ir más lejos y ya que habéis sacado el tema de los encuentros casuales, un anciano me relató con todo lujo de detalles sus andanzas por los prostíbulos más concurridos de la comarca. Creo que la expresión de estupor en mi rostro no fue bastante. La próxima vez que me surjan acólitos anónimos los hisopearé como se merecen.

11 comentarios:

Nils dijo...

eso, eso, tú hisopea y déjalos sentados del susto!

Alejandra dijo...

¿Ha probado a disfrazarse de lagarterana? Eso despista mucho a los abueletes, créame.

Ángel dijo...

Nils, con que se asusten es suficiente, me da igual en qué postura queden.

Alejandra, al anciano del último párrafo precisamente las que le gustan son las lagarteranas.

Guiniapo dijo...

Jomio, lo que es yo, con 20 leuros no sabes lo a gustico que...

Ninguno dijo...

Cuando se te acercan en confesión de cosas tan intimas como prohibidas poniendote en gran apuro, puede ser que lo que sucede es que tu imagen inspira una gran confianza. Si probaras a complementar tu imagen con unos detallitos punks puede que no te vieras en estos aprietos.

Ángel dijo...

Guiniapo, ¿que qué?

Ninguno, ¡pero si ya dejé de peinarme con raya! ¿No es suficiente detallito punk por omisión?

Ninguno dijo...

Ay hijomido, pues parece ser que no.

La bruja Mirta Beata dijo...

Sicilia, 1937...

Stepario dijo...

Por lo que cuentas, más que cara de cura te han visto cara de...

Ángel dijo...

Ninguno, parece, parece.

Bruja, el resultado, finalmente, fue "Sicilia 1937-Racing de Santander 3".

Stepario, mi cara es mi cruz.

Antonio Rentero dijo...

La culpa la tienes tú que no les pones penitencia.