miércoles, 28 de julio de 2010

Casi casi

Ayer, justo cuando iba a escribir la entrada más interesante de la historia de mi blog, ONO me dejó sin conexión a internet durante el tiempo suficiente como para convertirme en presa del sueño en un cerrar y cerrar de ojos. Hoy me siento mermado y ceniciento, así que no esperéis más que un poco de cine y algo de proyección veraniega.

En efecto, he visto Toy Story 3 y no pienso hacer spoilers, pero creo que, junto a The Road, es la mejor película de este curso. Los señores de Pixar son unos genios. Cuando la hayáis visto todos, me lo decís y ya lo hablamos con más calma. Lo que ocurre es que cada vez es más difícil diferenciar las películas de animación óptimas de las pésimas. En la sección trailers aparecieron ayer tres nuevos largometrajes digitales, ni más ni menos. ¿Cómo saber cuáles siguen la genealogía que inauguró Toy Story? ¿Cómo asegurarnos de no acabar viendo una película sobre autosuperación protagonizada por una ameba que habla?

Por lo demás, el viernes huyo hacia tierras más húmedas primero y más húmedas que las más húmedas después. En efecto, acabaré el verano pasando de la playa a Cambridge y Oxford. Cinco días en compañía de los chicos del coro que culminarán con sendos conciertazos que van a provocar estupor en el flemático y mortecino público anglosajón. Alguna entrada escribiré, ne timeatis, pero vamos, que os dejo las llaves del blog para que comentéis, os peleéis y reguéis las plantas. Cuando vuelva, eso sí, lo quiero todo recogido.

8 comentarios:

Pako dijo...

PELICULON.

Dori dijo...

Siempre he sido consciente de que mis muñecos juegan y hablan cuando yo no estoy (y cuando duermo) por eso los dejo siempre bien recogidos y sentados cada uno al lado de aquel con el que se llevan bien. Sólo hay que observar un poco para saberlo.
Esa es la razón de que me encante TOY STORY.

Ángel dijo...

Pako, ¿lloraste? Di la verdad, o sea, que sí, aunque no lloraras.

Dori, ¿y las espadas de la sala? ¿Cobran también vida? He ahí el motivo de mi preocupación.

Joseba dijo...

Aqui no hay plantas. No regare pero puedo hacer pis.

ace76 dijo...

No lo dudes, Toy Story 3 es la mejor película del año desde ya. Y da igual lo que estrenen en los meses que queden.

Disfruta de la gira por la pérfida Albión!

Alvaro dijo...

Me ha entrado un terror místico, psicológico, gótico y cósmico por la posibilidad de que mis figuras de acción de Saint Seiya y Star war cobren vida durante la noche y armen un quilombo (argentinismo que significa desastre) en mi habitación con sus Polvos de diamante, Aguja escarlata y sus láseres. Después el que limpia soy yo. Dori, me asombra la lijereza con la que tomas el hecho.

Ángel, te hecho de menos (nunca le he dicho eso a un hombre, me siento extraño, juro que no soy homosexual, mejor me callo porque mientras más hable más me undo, aunque no sea nada malo, bueno, ya).

Dori dijo...

Alvaro: Mi colección de muñecos y peluches de Disney no puede dar miedo. Como llevan toda su vida conmigo serán muy pacíficos.
Los imagino decidiendo si primero jugar o tomar el té.
En cuanto a lo echar de menos a Ángel, yo te entiendo, no sé cómo voy a pasar los 10 días que me quedan para ir a la playa sin saber de él.

Ángel dijo...

Ace tiene toda la razón, como siempre que me da la razón. Por eso mismo le deseo felices vacaciones y le notifico que volvemos a ser gemelos poco a poco.

Álvaro no debería echarle de menos con tanto alboroto, porque me ha despertado y sólo son las seis de la tarde de mañana.

Dori, como mujer florentina que es, ha sido mucho más delicada, y eso es de justicia reconocerlo.

Joseba no me disculpa que no ponga los nombres propios en negrita, y por eso lo dejo el último.