jueves, 26 de noviembre de 2009

Ángel no hay más que uno

Por mucho que os empeñéis en lo contrario. Seguís aseverando que me habéis avistado en Barcelona, en Londres y, la última vez, en las minas de sal de Polonia. Lo de Polonia sale con frecuencia. Me veis mucho por allí últimamente, y no puedo sino imaginarme un país poblado por mis dobles, triples y vicetriples, al modo de Bronson, aquella mítica ciudad habitada únicamente por seres con la cara de Charles Bronson, cuyas primeras noticias encontramos en las crónicas de Springfield, sustraídas el 26 de febrero de 1992 de la biblioteca de Bioy Casares por J.L. Borges convenientemente caracterizado como el propio Bioy Casares.

Y en estas consideraciones andaba yo esta mañana, dispuestos a preguntaros por qué tendéis a confundirme con cualquier persona que reúna el requisito de no ser yo, cuando he recibido el e-mail que me confirma como nuevo colaborador del programa El Finde, presentado por Ramón García (el de la capa española no; el otro). Contaré con unos diez minutitos para hablar de música clásica con un enfoque distinto, dinámico, diferente, diafragmático y dispépsico.

Ahora sólo queda que Emilcar me ayude a incrustar archivos de audio en lugares públicos para que, si bien hasta ahora no me habéis logrado identificar por mi aspecto físico y mi aspecto químico, podáis evitar malentendidos gracias a mi voz envolvente y a que intercalaré mi nombre entre cada tres oraciones subordinadas. Va a ser la monda.

13 comentarios:

Nils dijo...

Enhorabuena, aunque sigo pensando que el Ángel de Cracovia tiene mejor gusto para escoger motetes...

Ég dijo...

¡Wieliczka!

Superflicka dijo...

Vale, ahora me drás que ése que está sentado a mi lado mirándome con insistencia no eres tú... ¿Entonces quién eres?

Quel bonheur!(?)! dijo...

Sactamente, yo juraría que te vi manoseando asquerosamente un Papa Noel en Paris la semana prócsima y un reno en NY aquella futura Navidad!

Te felicito, aunque en mi mente febril sólo gira aquella frase ya citada aquí de JLB(que no era otro que Bioy disfrazado)de que al final, la radio es tan abominable como los espejos y la cópula, porque todos multiplican al Hombre... Y un Ángel multiplicado al infinito por la frecuencia modulada es, cuandto menos, una aberración. Lo digo con alegría. Y ganas de salir a matar gente. O de invadir Polonia. Mecachis!

Ángel dijo...

Nils, pero mucho peor gusto para escoger madrigales. Nunca desdeñes los madrigales.

Eg, ¡Khlav Kalash!

Superflicka, no, no, ese sí soy yo. El que no soy es los demás.

Malhereux, pero mi frecuencia nunca será modulada, querida. Mi frecuencia no conoce la modulación. Es tremenda.

Paul Spleen dijo...

¿John Malkovich John Malkovich John Malkovich? ¡John Malkovich!

Mendieta dijo...

Endijpue de tantos años elijo tu frecuencia con los ojos cerrados, porque si tengo que abrirlos se modula con la de Inodoro renagau y nabucodonosor!

Quel bonheur!(?)! dijo...

No me queda claro cuantos megaherzios abarcan tus poderosos bíceps!

Ni como se metió un perro argentino en tu blog. Que sepas que con unos loritos verdes se espanta.

filomela dijo...

No se le ha visto por Atenas en horario diurno, del nocturno no puedo dar fe.¿ Tiene prejuicios contra los ortodoxos?

Ángel dijo...

Paul, ¡John Malkovich!

Mendieta, nunca hasta ahora.

Quel bonheur!(?)!,

Filomela, ¡son ellos los que no me toleran!

ace76 dijo...

¿Polonia? no, no, yo te he reconocido varias veces en un sembrado de arroz de Indonesia, con gorrito y todo...

Muy bien lo del programa, queremos ecucharte!

Antonio Rentero dijo...

No sabes la emoción que me embarga (tras apercibimiento de lanzamiento, y con la comisión judicial constituida en el domicilio del deudor) de saberte compañero herziano en el programa findesemanero del gran Ramón.

Metidos en berenjenales mediáticos, te recomiendo que no te pierdas en la noche del próximo domingo 6-XII "Azufre Rojo" en 7-Región de Murcia. El tema "redes sociales", el ejemplo de blog que enriquece intelectualmente y estimula (no siemmpre con erótico resutado, eso hay que reconocerlo) tanto por el autor del mismo como por los comentarios de sus visitantes... pues este mismo.

De nada.

Ángel dijo...

Ace, ¡me escucharéis, aunque aún no sepa cómo!

Renter, en efecto y como tú bien dices, ya está todo dicho.