viernes, 9 de enero de 2009

Entrañable

---

En la vida de todo español que se precie hay una vecina anciana, rica, viuda y con un miniperro como único acompañante, al que dedica mimos y concede los caprichos que corresponderían a ese hijo que nunca tuvo o que tuvo pero como si no lo tuviera.

En mi vida de español que se precia la hay. Esta misma mañana, camino del trabajo y aún con el estómago vacío, me la he encontrado saliendo de la carnicería con la compra para su chihuahua: un tupper de menudillos de ternera y un cucurucho de corazones de cabrito, que me ha mostrado orgullosa y con todo lujo de detalles.

La actual necesidad de primperán en vena tan sólo es comparable con el alivio de no ser yo el destinatario de sus obsequios.

22 comentarios:

maría dijo...

Yo no tengo vecina anciana. Tengo vecino joven y soltero al cual jamás vi ni con tupper de menudillos, ni cucurucho, ni bolsa de la compra conteniendo siquiera una barra de pan. Jamás. LLevo meses intentando coincidir con él en el ascensor, por aquello de que tiene espejo, y comprobar si se refleja.

El submundo de los vecinos da para muchas más líneas...

Gesualdo dijo...

A mi es que esos perros enanos que llevan vestidos con "jerséicitos" me dan grima, un perro que se precie debe ser una bestia carnívora y amenazante, o un hábil olfateador de presas de pelo y pluma, todo lo demás son mariconadas.

Ale, que me he levantado hoy con el chip gárrulo (pronúnciese garrulo)

Summer dijo...

Estoy convencida que de aquí a pocos años (si no, en este momento) acabaré siendo esa vecina pero nunca nunca nunca le compraré nada sangrante.

José Miguel dijo...

Acabo de pillar lo de "entrañable". Muy sutil, sí señor.

Nils dijo...

Corazón de cordero? qué cosas más raras encarga esa señora en la carnicería!!

Ángel dijo...

María, seguro que tienes vecina anciana. Que esté viva o no ya es otra cosa (respuesta a comentario dedicada a Fernando Iwasaki).

Gesualdo, yo tengo un Teckel de pelo largo y siempre lo llevo absolutamente desnudo. Espero que sirva.

Summer, a los perros, por mucho que te empeñes, no les gustan los brotes de apio. La tuya a lo mejor se los come, pero no le gustan.

José Miguel, si es que esto de los blogs... ya sabes... habas contás.

Nils, en realidad, corazones de cabritillo, pero era demasiado diminutivo en el mismo párrafo.

Gesualdo dijo...

No sé mucho de Teckeles, pero no parece ciertamente que sea una fiera corrupia, pero mientras lo lleves tal como vino al mundo, un discreto collar es admisible, pase.

Ángel dijo...

Un perro salchicha de toda la vida, pero con el pelo largo y lacio. Como un setter con las paticas cortadas. Lo que se denomina un perro de sangre, en terminología cinegética.

El collar lo llevaba de serie.

Athena dijo...

Exijo foto del teckel (¡me encantan estos perros!)

Aru dijo...

La vieja de mi edificio es de todo menos entrañable. Siempre en la calle, mirando quien sale y quien entra...lo peor es cuando bajas al garaje y también está ahí.

ace76 dijo...

Yo no tengo vecina de esas... Aunque yo soy un chico con gato! Será el hecho diferencial navarro?

Anónimo dijo...

Casqueriñable, sí.

Ángel dijo...

Athena, aquí lo tienes, haciendo lo que más le gusta. Ya tiene catorce años, y es el ojico derecho de mi padre y tu maestro.

Aru, ¿estás segura de que no vives en la casa de "La Maldición"?

Ace76, claro. ¿No lo has leído en los foros?

Anónimo, ¿eres el anónimo de siempre u otro, por el contrario, distinto?

Alejandra dijo...

La media de edad de mi vecindario es de 84 años, tres meses y cinco días. En cierta ocasión, una de ellas me ofreció su piso en herencia si la cuidaba hasta la muerte. Yo tenía quince años y mis progenitores no me dejaron trabajar. Además, hicimos un cálculo que, a la larga, resultó acertado. La tía loca aún vive. En estos momentos, llevaría la friolera de veintidós años cuidándola a ella y a sus macetas de geranios. Así que dejé pasar la herencia prometida.

Athena dijo...

Muchas gracias. Qué perro más precioso ;)

Lánguida y Maldito dijo...

Esa vieja que tiene a los animales en mayor estima que al resto es mi abuela... Sólo que a ella le dan grima tener perros en casa así que adoptó uno callejero y en vez de comprarle la comida nos la pide a nosotros "¿qué te sobra por ahí para la perra?"

Me aúno a la petición de Athena: ¡foto del perro!

Por cierto, ¿adivinas a quién le regalaron tardíamente la segunda temporada de Muchachada Nui-¡Nui!?
XD

Ángel dijo...

Mira bien en la respuesta a Athena. Hay un vídeo hipervinculeado.

Lánguida y Maldito dijo...

¡Oh! Acabo de ver el vídeo. Qué cosa tan rica...

TortugaBoba dijo...

No me hables de Primperán por dios... Bastante he tenido yo con el virus vomitivo.
Qué asco lo que le ha comprado al pobre perro. ¿Le cabe al can toda esa carne?
Aich, no quiero ni pensarlo. A lo mejor lo ceba para comérselo las navidades que viene.
Beso.

Anónimo dijo...

Por alguna extraña razón, sólo me he fijado en los azulejos de su cocina. No he mirado a su perro ni un instante.

Ex Doctor

Random Harvest dijo...

¿Y lo contento que estará el perrito? Piensa en la felicidad de los demás...

Ángel dijo...

¿Recuperada ya del todo, Tortubaboba? ¿Puedo ya empezar a decir marranerías otra vez?

Anónimo, ¿eres un exdoctor de verdad? ¿acaso no era sólo una leyenda? ¿cómo sois?

Random, ¡pero si la felicidad de los demás depende exclusivamente de la mía!