miércoles, 16 de enero de 2008

Impresiones pop

---

A petición populachera, os pego aquí la crítica que hice el pasado lunes sobre el concierto de La Casa Azul. Que lo disfrutéis con salud, dinero y amor, que son tres cosas que hay en la vida.

---

Premisa:

Me gusta la música pop y me gusta La Casa Azul, porque es un grupo ñoñico formado por un señor llamado Guille Milkyway (William Vía Láctea, por si hay alguien de Burgos) que se hace pasar por cinco chicos estéticamente similares a un híbrido entre Scooby Doo y los Looney Tunes. Los podéis ver aquí en acción, por si no los conocéis. Ninguno de esos chicos canta. Ninguno toca. Todo lo hace Guille desde la sombra, al igual que hizo Amo a Laura. Digamos que es un señor que vende imagen (a precio galáctico, como su propio apellido indica).

(¡Eh, miradnos, nos han flanderizado!)

Impresiones:

1. El público del concierto era de lo más variopinto: desde padres con hijos hasta padres sin hijos, pasando por todas las demás posibilidades. Se veía gente sana, que había merendado bien.

2. Guille apareció y comenzó con La revolución sexual, la canción que da nombre a su nuevo cd.

3. El montaje fue estupendástico. No puedo decir nada más porque Guille está al acecho y me sacude con el bastón pop de la muerte instantánea, pero se lo ha currado mucho.

4. Al minuto tres con cuarenta y seis segundos se le saltó una cuerda. No una cuerda de la guitarra, sino una cuerda vocal, y a partir de ahí no levantó demasiada cabeza, por muy rasurada que ésta se hallaba (para los entendidos en música, hubo canciones que descendieron una cuarta completita respecto a la versión del cd). No obstante, mantuvo la tensión como buenamente pudo e incluso hizo que yo saltara como una ágil gacela durante varios minutos del concierto.

5. En otro momento dado, tiró tres botellas de agua sobre las que había depositado sus babas y quién sabe qué excreciones más. Una cayó a mis pies y estoy pensando en subastarla en eBay con una puja de salida de 500 millones de euros.

6. Durante todo el concierto, Guille, como buen vendedor de imagen que es, se dedicaba a poner caritas de ser humano tímido y retraído y decía cosas como "ains, cuánta gente", "ains, cómo os quiero" o "ains, tengo regomello". Era realmente curioso y estremecedor ver cómo todo el mundo pensaba que lo decía de verdad. Había dos chicas a mi izquierda que poco más y se hacen pipí de ver que Guille era taaaaaan tímido. ¡Serán berzotas! ¡Que es una pose, tontucias! (¿se deberá este párrafo a los celos?).

7. A las dos de la madrugada, hora interestelar, empezó a pinchar discos en la Sala Doce y Medio, donde acudí presto para ver si me firmaba la botella con saliva y otras excreciones, y poder así situar la puja de salida en 1.200 millones de euros, cosa que no ocurrió jamás.

8. A las tres y media de la madrugada las piernas me temblaban, los oídos me temblaban y el esófago inferior me temblaba. Me debió de hacer mal la botella de agua mineral que bebí para acompañar la sesión de música pop que nos iba poniendo Guille, y que pasaba de cosas japonesas con sonidos Gameboy hasta "Juntos" de Paloma San Basilio con la habitual falta de coordinación en estos casos.

No hay nada más que decir. Que cada cual saque las conclusiones que quiera, siempre que coincidan con las mías.

9 comentarios:

freeda dijo...

La verdad es que nunca había oido hablar de este "grupo musical"...
Entonces el concierto que vistes era ¿¿del "chico que se queda a la sombra" o de los cinco personajillos de la foto??

No son mi tipo.. ni ellos, ni la música... pero espero que lo pasaras muuy bien :)

Ángel dijo...

Era de Guille solo y desamparado. Los chicos de la foto no aparecieron en ningún momento a los ojos de los humanos.

Y sí, lo pasé suuuuper bien.

Luis dijo...

Respecto a las poses...todos posamos en cierto sentido, pero estoy contigo Ángel, los hay muy recargados...la verdad... véase cualquier entrevista de Quique González que, aunque como músico me gusta, va del palo "quetimidosoyquetiernometementucamaniña".
Un saludín.

Bito dijo...

No conocía a ese... "¿orquesta humana"? "¿grupo humano?" "¿banda individual?" "¿chiflado?". Me pasaré por su enlace y por youtube y en un ratito o en unos días paso a darle mi opinión (no es que sea muy esencial, claro, sobre todo después de leer su último párrafo pero es para hablar sobre el terreno, ya me entiende).

En cuanto a lo que me debe por la recomendación... pues no me lo había planteado pero seguro que si le pido algo será en exceso indecente, inapropiado y podría terminar con esta fama de semental que arrastro así que lo dejamos como está.

Un saludo,

Nepomuk dijo...

Cada vez que le oigo sonar en algún sitio, tengo deseos irrefrenables de introducirle una sonda rectal de plexiglás por su lugar correspondiente y sacársela por el orificio derecho de la nariz.

No porque le desee ningún mal, ojo... simplemente, para que se calle y se esté quietecito.

Cvalda dijo...

Hasta en la sopa @_@

(Me alegro de que lo disfrutases :P)

Ángel dijo...

Luis, pues resulta que me dice un par de amigos míos y suyos que realmente es así y no que no finge en absoluto. ¿Será verdad? Y de serlo, ¿por qué iba a importarnos?

Bito, no sé, yo a ti te veo más de Sabina que de La Casa Azul, pero vamos, por intentarlo que no quede.

Nepo, me alegro de que te guste. Yo no creo que llegue a esos extremos.

Cvalda, ¿y lo rica que está la sopa de Guille?

Bito dijo...

Vale definitivamente en cuanto tenga el amule me bajo al Sabina de los huevos, tanto decirme la gente que me gustará o que recuerdo a él va a terminar por convencerme... ahora por la cuenta que os trae más vale que me guste ¿eh? que me estoy llenando de altas expectativas. De tan genial como lo pintan (es que me hacen lo mismo con Serrat y a mí este tipo como que no me llega)

Ángel dijo...

Me alegro de no ser el único. La culpa repartida siempre alivia.

Sabina, Pérez Reverte, Clint Eastwood...

Mismo perro, distinto collar.

(¿Serrat? ¡Ni hablar?)