lunes, 6 de octubre de 2008

Barcelona, toma de contacto

---

Levantarse a las siete de la mañana tiene sus ventajas. Entre ellas está que puedes llegar a Barcelona a la una menos cuarto del mediodía y así el día se te hace eterno y a las siete de la tarde parece que son las diez de la mañana del día siguiente.

Había estado antes en la ciudad condal, pero no había reparado en la cantidad de gente extraña que se ve por las calles. Hay especímenes de todo tipo y condición. Incluso un enanete vestido de torero hindú flirteando con una atractiva jovenzuela.

Y aquí es donde sale mi vena más provinciana, la que me emparenta en tercer grado en línea recta con Paco Martínez Soria en cualquiera de sus películas. Porque yo veo esas pinticas y pienso en que, si mañana salgo a la calle con una tortilla de patatas con cebolla sobre la cabeza, nadie va a reparar en mí, y claro, la sensación de desolación es inmediata y absoluta.

Tengo cinco días para llamar la atención de alguna manera.

Y wifi gratis en el hotel.

22 comentarios:

Stepario dijo...

Cinco días son pocos para tus infames propósitos (lo digo para agobiarte).

Ángel dijo...

Cinco segundos son pocos para leerse este post (lo digo para reprenderte).

Nils dijo...

Ángel, es que Barcelona está llena de pequeños 'angelitos cobacho' con ganas de twittear y claro, así no hay quien destaque...

macuoren dijo...

Pues dependiendo de tu virilidad, puedes probar a caminar desnudo por La Rambla, yo ya he visto a 2 individuos asín (voy de vez en cuando a BCN) y desde luego que llaman la atención :D

Ángel dijo...

Nils, qué va... aquí la gente lleva pantalones de pitillo con sandalias. Y fuman en boquilla. Y fuman de boquilla. Nada, fatal.

Macuoren, sin cuestionar mi virilidad en absoluto, lo de ir desnudo por la vida no me va. Ni de cuerpo, ni de mente. Ni loco. O sea, ni demente.

Antonio Rentero dijo...

Sal con la chucha al hombro... te garantizo que de tal guisa llamas la atencion...

Antonio Rentero dijo...

La llamas por cojones, añado.

Nicanica-llora que llora dijo...

Más le digo: con la chucha (sea lo que sea, me parece mejor no entrar en detalles) al hombro y cantando 'La Zarzamora' por Marifé de Triana.

Superflicka dijo...

Con boina, hombre, con boina. Así notarían que eres de fuera. ¿No ves que allí los viejos llevan gorro frigio?

maría dijo...

Te has ido a Barcelona sin tu correctora oficial... Qué vergüenza...


Si sales cantando del hotelconwifi, algo te mirarán (pero poco).

Dori dijo...

¿te puedo recomendar una cafetería?
Cuando fuimos al campeonato de Barcelona (esto lo tenia que colar por algún lado) Vane y yo fuimos a una cafetería que se llama "El bosque de las fades" perdón si lo he escrito mal, la traducción es "El bosque de las hadas", está al lado del museo de cera, es decir por las ramblas, si dejas el puerto detras tuya a la derecha, cuando todavía Colón está cerquita.
Te lo recomiendo, cada hora, se queda todo a oscuras y hay truenos.

Anónimo dijo...

El de Rentero es uno de los consejos más sabios que he oído jamás. Eso no puede fallar.

Antonio Rentero dijo...

Eso sí, hay que reconocer que no todo el mundo es capaz de tamaña acción... pero el que reúna las dotes necesarias triunfa sí o sí.

Anónimo dijo...

Oye, que a lo mejor te hizo caso y se lo están rifando y por eso no aparece.

Anónimo dijo...

Oye, que a lo mejor te hizo caso y se lo están rifando y por eso no aparece.

Ángel dijo...

Al final he optado por la discreción y el recato. No encuentro motivos para llamar la atención y además creo que ya hay gente que va con la chucha al hombro, sea lo que sea la chucha.

María, he venido a Barcelona precisamente huyendo de mi correctora oficial.

Dori, conozco ese sitio, pero no de esta vez, sino de otra, como no podía ser de otro modo.

Ahora os cuento más cosicas.

TortugaBoba dijo...

Si quisieras llamar la atención, sólo tendrías que ataviarte como en la foto de tu avatar ;-)

Ángel dijo...

Pues, salvo por el sombrero...

TortugaBoba dijo...

¿Qué me dices de la lupa???

Ángel dijo...

Tengo armarios y armarios llenos de lupas.

TortugaBoba dijo...

¡Qué me dices! Yo tengo una en una mesita en el salón. Me gusta mirarlo todo con lupa.

Ángel dijo...

Vaaaale, tú también tienes la última palabra.